Empacho de iconos

Es difícil sustraerse del poder hipnótico de la sinrazón cuando está envuelta en el celofán de la espectacularidad. En un combate entre la razón y el espectáculo, éste gana por KO