Una mina al sur de Cerdeña

La gran isla italiana tiene forma de pisada. Los griegos la llamaron 'ichnusa' (pisada). Los romanos, que jamás lograron conquistar Cerdeña por entero, la bautizaron como 'sandalion' (calzado o sandalia). Tal vez, entre la premura y la ignorancia, asociamos Cerdeña con el turismo de los pudientes. De hecho, al norte la Costa Esmeralda ofrece su complejo turístico para rebosantes billeteras. Pero hay muchas otras Cerdeñas, como la que existe por el sur, jalonada por minas abandonadas que permiten hacer una ruta nostálgica junto a montes arcaicos, calas azules y acantilados.