Economía

La dimisión de Rato hunde a Bankia en bolsa y preocupa a los ahorradores

  • Tanto el Gobierno como el PSOE tratan de tranquilizar a los clientes de la entidad. "Tengo mi dinero en Bankia y no voy a hacer nada con mis ahorros", ha dicho Rubalcaba.

Comentarios 6

La dimisión de Rodrigo Rato como presidente de Bankia, la entidad financiera española más expuesta al sector del ladrillo, ha despertado las dudas de los ahorradores sobre su dinero y el hundimiento de sus acciones en bolsa. Muchos clientes acudieron a las sucursales del banco o llamaron por teléfono para saber cuál es el futuro de uno de las cuatro principales entidades financieras de España, tras la dimisión anunciada por Rato el lunes. Bankia tiene unos 10 millones de clientes y unos 400.000 accionistas.

Los títulos del banco se desplomaban en la Bolsa. Durante la mañana llegaron a dejarse un 9 por ciento, después de haber cerrado la jornada del lunes con una caída del 3,26 por ciento, en un día de subidas de los parqués europeos que fue especialmente satisfactorio para los bancos. Al mediodía, la caída de los títulos de la entidad era del 5,77 por ciento. Bankia, nacida de la integración de Caja Madrid y otras seis cajas de ahorros españolas en el marco del proceso de reestructuración del sistema financiero español, salió a Bolsa en julio de 2011 a un precio de 3,75 euros por acción. Desde entonces ha perdido ya más del 40 por ciento.

Tanto el Gobierno de Rajoy como el PSOE llamaron a la calma y lanzaron un mensaje de tranquilidad a los clientes de la entidad. Bankia "es una entidad solvente, que tiene futuro" y a la que el gobierno apoyará "en todo lo que sea necesario", aseguró el ministro de Economía, Luis de Guindos, quien respaldó también al futuro presidente del banco, Jose Ignacio Goirigolzarri, ex consejero delegado del BBVA. El departamento que dirige De Guindos desmintió además que Bankia haya sido intervenida. Lo que ha habido es sólo un relevo en la jefatura. "A partir de ahora, el objetivo es ejecutar un plan de saneamiento, reestructuración y mejora del gobierno corporativo que garantice su viabilidad futura", señaló el Ministerio de Economía. El líder de los socialistas fue más gráfico: "Yo tengo mi dinero en Bankia y no voy a hacer nada con mis ahorros", manifestó Rubalcaba. "Me fío completamente de Bankia y quisiera tranquilizar a la gente que piense: '¿Qué pasará con mi dinero?", dijo en una entrevista radiofónica.

Bankia fue creada como filial del Banco Financiero y de Ahorro (BFA) -que a su vez surgió de la fusión de siete cajas de ahorros- para colocar en Bolsa los activos más atractivos. Por tamaño, es uno de los cuatro primeros bancos del país y el más expuesto al sector inmobiliario, tras el estallido de la burbuja: tiene 31.800 millones en créditos y activos tóxicos. La entidad ha despertado incluso gran preocupación en el Fondo Monetario Internacional (FMI). La dimisión de Rato está relacionada con las intenciones del Gobierno de Rajoy de sanear la entidad financiera. El jefe del Ejecutivo español abrió el lunes la puerta a salvar con dinero público a los bancos en caso necesario. En el caso de Bankia y según informaciones de los medios españoles, se plantea una inyección de hasta 10.000 millones de euros.

Un día después, Rajoy se tuvo que enfrentar en el Senado a las críticas de los socialistas, que le preguntaron si hay millones para Bankia y no para la sanidad y la educación, donde el Ejecutivo ha aprobado un recorte de 10.000 millones de euros, adicionales a los que ya se incluyeron en los presupuestos generales del Estado. "Hasta ahora el único dinero público que se ha dado es el del gobierno del PSOE", se defendió Rajoy, en alusión a las medidas que adoptó el Ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero para sanear el sistema financiero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios