Fútbol Algeciras CF 0 - UD Ibiza 1

La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Libertad de cátedra y sindicatos

Para estos sindicatos discriminar y humillar a los hijos de guardias civiles es libertad de cátedra

Para sentir vergüenza hay que tenerla. Por eso a los sindicatos CGT, UGT, CCOO, Intersindical CSC, Ustec-Stes (IAC), a las organizaciones ADIC Enseñanza, Sectorial de Educación de la ANC y Docentes por la República y a la Asamblea de Trabajadores y Trabajadoras del Departamento de Enseñanza de la Generalitat no les da vergüenza sumarse a las iniciativas, entre ellas la Mesa de Emergencia Docente, que protestan porque "se han cruzado algunos límites que han puesto en estado de alerta todo el sector, que ve amenazados los pilares básicos de la educación en una sociedad democrática" provocando "la situación de emergencia en que nos encontramos, que pone en riesgo el espacio de confianza que son, y deben seguir siendo, los centros educativos y vemos amenazada no sólo la libertad de cátedra, sino también la libertad de expresión".

Por lo visto la educación que corresponde a una sociedad democrática, la concepción de los centros educativos como espacios de confianza y la libertad de cátedra y de expresión consisten en pedir a los hijos de los guardias civiles que se identifiquen en clase para discriminarlos, humillarlos e insultar a sus padres llamándoles ante toda la clase "animales", "bestias" o "perros rabiosos" como presuntamente han hecho nueve profesores del IES El Palau de Sant Andreu de la Barca (Barcelona) acusados por el Servicio de Delitos de Odio y Discriminación de la Fiscalía de Barcelona. Que se relacionen con la libertad de cátedra y de expresión estos actos odiosos, que recuerdan dramáticamente a episodios de persecución racial (la Europa ocupada por los nazis) o ideológica (la Rusia comunista o la España de posguerra) en los colegios, es tan repugnante como que se firmen declaraciones en las que los sindicatos citados y algunos docentes manifiesten su "apoyo a los compañeros y compañeras que son objeto de la represión mediática, judicial y policial" en lo que CCOO llama una "criminalización de docentes".

¿El nacionalismo, como siempre, está desatando el peor tribalismo? ¿En plena campaña contra el bullying estos sindicatos apoyan el anómalo acoso que presuntamente se ha producido, no entre compañeros de la misma edad, sino entre profesores y alumnos? ¿Estos sindicatos creen que el ejercicio democrático del periodismo es represión mediática y que defender la Constitución es represión judicial y policial? ¿Estamos perdiendo la cabeza?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios