Nazareno y Dolores

La lluvia impide el esperado Encuentro entre Madre e Hijo

  • La decepción era la tónica a pesar de prever el traslado hasta La Coronada

La posibilidad de fuertes lluvias impidieron ayer que se celebrara el esperado Santo Encuentro entre Nuestro Padre Jesús Nazareno y la Virgen de los Doloresn una tradición en Jueves Santo. La junta de gobierno lo tenía claro desde la mañana. "No nos vamos a arriesgar, el encuentro está suspendido", explicó la hermana mayor, Isabel Domínguez, quien apuntó que se realizaría un pequeño traslado hasta la Santa María La Coronada, con el siguiente recorrido: Capilla, calle Málaga, Almoraima, San Felipe, Plaza de la Iglesia y al templo.

Durante la tarde, dos horas antes de la salida prevista, la responsable de la cofradía indicó que las previsiones anunciaban lluvias fuertes acompañadas de tormenta. No obstante, existía varias horas de claro en el cielo de San Roque, entre las 9:30 y las 23:00 horas, aproximadamente. "Aprovecharemos estas dos horas para hacer el traslado", señaló Domínguez, quien apuntó que saldrían provistos de plásticos para cubrir las imágenes en caso de lluvia.

La decepción entre los hermanos era la tónica durante todo el día. "Están muy nerviosos y tristes porque llevan todo el año trabajando para la salida", añadió la hermana mayor.

Ambas imágenes estaban preparadas para su salida desde la tarde del miércoles. El Nazareno estaba adornado como cada año sus tradicionales claveles y rosas rojas. La Dolorosa, bellísima pero sencilla como siempre, con rosas blancas y flores de seda, que perfumaban toda la capilla. Se da la casualidad que las mismas personas que adornan a la virgen de las Angustias, lo hacen con el Nazareno y la Virgen de los Dolores, las tres imágenes se encuentran en la misma capilla antes de sus salidas procesionales.

La capilla de la Visitación permaneció desde las 10:00 hasta las 14:00 horas abierta al público, para que ambas imágenes pudieran ser admiradas por los muchísimos devotos.

La imagen del Cristo es de autor desconocido, tal vez de origen genovés. Su rostro, manos y pies son de talla, anatomizada de vestir. El Cristo viste túnica de terciopelo morado con bordados de oro. Lleva corona de plata bañada en oro y tres potencias de plata, anillo y dos broches de oro.

La Virgen de los Dolores fue donada por el Brigadier Ildefonso Matilde Monasterio en 1828. El rostro y las manos son de talla. Mide un metro y setenta centímetros de altura y mira hacia arriba. La imagen procede de Málaga.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios