La esperada salida de la Soledad, fugaz prólogo de la Semana Mayor

  • La imagen vuelve al templo a los 15 minutos por la lluvia · La Virgen cumple 70 años desde su primera Estación de Penitencia

El breve mecido que permitió la amenaza de lluvia de la que posiblemente sea la Dolorosa más antigua de la comarca, convirtió en la noche de ayer en efímero el prólogo de la Semana de Pasión que hoy se abre con agitar de doradas palmas en la Plaza del Ángel y el procesionar de la Borriquita.

La imagen de la Dolorosa procesionó sin nazarenos y por espacio de unos cuarenta minutos sobre las antiguas andas de Nuestra Señora de los Dolores, la Reina de San Mateo como conocen al que sin duda es el rostro mariano más bello de la Semana Santa tarifeña. Así, al son de su sobrio "paso de horquilla" estuvo arropada en su breve recorrido por las calles aledañas al templo mayor de la localidad. Se acercaban las agujas a las nueve de la noche cuando las puertas del templo mayor de Tarifa se abrieron para el desfile de esta imagen de la asociación parroquial fundada en el año 2007 como heredera de la cofradía de la Soledad, con fecha de fundación anterior a 1687 y del Rosario Público de Santa María, fundado por fray Pablo de Cádiz en 1693. Sin embargo el cielo amenazaba con lluvia y comenzó a caer a los 15 minutos del inicio del desfile.

El paso solo pudo recorrer los escasos metros desde su templo a la semanasantera plaza Hermanos Costaleros, donde aprovechó el ensanchamiento de la calzada para dar la vuelta y enfilar de nuevo sus pasos hasta el templo.

Ante las pocas gotas que caían el paso se tomó su tiempo hasta entrar en San Mateo a los sones de la banda municipal de música antes de cruzar el dintel del templo a los sones del himno nacional y con la tristeza reflejada en las caras de los hermanos que no pudieron disfrutar del desfile en el año en el que se cumplía el 70 aniversario de su primera Estación de Penitencia.

Los más de 100 hermanos con que cuenta esta asociación parroquial esperan con anhelo la resolución favorable del Obispado que la declare como cofradía y poder así hacer realidad su procesionar el Viernes Santo. Mientras tanto, con humildad cofrade con aromas de blancos claveles y morados lirios, la imagen de esta Virgen se convertía en la estética antesala del adoquín penitente que recorrerá las calles tarifeñas a partir de esta misma tarde, con el jolgorio de las palmas y el dolor del Medinaceli.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios