Luminosa tarde cofrade

  • Penas y Dolores cumplen con la compleja maniobra de salida de la iglesia de Santiago

  • El rosario de la Virgen, en ónix y plata, principal estreno

Bajo un cielo totalmente despejado y con un agradable sol de primavera, la Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de las Penas y María Santísima de los Dolores emprendió ayer un brillante desfile procesional de Martes Santo por La Línea. Minutos antes de la salida, a las 19:00, decenas de personas esperaban en la confluencia de la calle Jardines con Santiago para ver salir a los titulares de la hermandad.

Poco antes de la hora prevista, la cruz de guía ya estaba en el arranque del recorrido junto a los primeros nazarenos -con túnica y antifaz negro, así como con cinturón de esparto-. Los sones de la banda de cornetas y tambores Santa Bárbara de La Línea acompañaron el encuentro de Jesús de las Penas con el pueblo linense, no sin complejidad debido a las medidas del paso, de la cruz y del pórtico de la iglesia que, además, está flanqueado por varias columnas. El público congregado en la calle supo agradecer el esfuerzo de la cuadrilla con aplausos. El Cristo lucía un exorno floral formado por lirios y claveles rojos, muy sencillo, como marca la iconografía de Jesús camino del Gólgota. El giro hacia la calle Santiago llevó a los costaleros unos diez minutos y, ya en esta calle, uno de los integrantes de la hermandad subió a colocar uno de los travesaños.

Tras la puesta en la calle del Cristo, el segundo grupo de penitentes precedió la salida de María Santísima de los Dolores, lo que se produjo 25 minutos después, en una igualmente ajustada maniobra dado que el techo del palio casi rozaba con el pórtico de la iglesia de Santiago Apóstol. En este caso, la banda de música Maestro Infante de Los Barrios acompañó la salida del paso mientras que, unos metros más adelante, el Cristo ya había ganado la calle Galileo, donde fue recibido con una petalada lanzada desde uno de los cercanos balcones.

La Virgen lucía este año como estreno un nuevo rosario, elaborado en ónix y plata, así como un nuevo tocado.

Tras la salida, el cortejo avanzó en dirección a la plaza Padre Justo, donde esperaba bastante gente antes de que el cortejo tomara rumbo hacia la carrera oficial, para lo que tenía que recorrer alguna de las calles más importantes de la ciudad, como la avenida María Auxiliadora o Clavel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios