La torre de Montsalvatge

  • La conmemoración del nacimiento del gran compositor catalán concluye con la edición de la ópera 'Babel 46', el cuádruple álbum 'Montsalvatge Live!' y una selección de ensayos y artículos

Con la presentación simultánea de tres nuevas publicaciones, tuvo lugar el pasado 21 de marzo en el foyer del Gran Teatro del Liceo de Barcelona el acto de clausura del Año Montsalvatge, un amplio conjunto de actividades que ha servido para homenajear al gran compositor catalán en el centenario de su nacimiento. Se trata de una edición en CD y DVD de Babel 46, la tercera y última de sus óperas; un cuádruple álbum (Montsalvatge Live!) con grabaciones en vivo extraídas de los archivos de Catalunya Musica; y un libro publicado por la Diputación de Gerona (Xavier Montsalvatge. Una estètica des de la premsa) con una recopilación de ensayos y artículos de crítica musical, una tarea que comprometió al músico en diversos medios durante más de cuarenta años.

Xavier Montsalvatge (Gerona, 1912 - Barcelona, 2002) perteneció a eso que se dio en llamar "generación perdida", la de aquellos maestros que sirvieron de enlace entre la Generación de la República y la del 51. Las primeras obras conservadas de Montsalvatge datan justo de 1931, el año en que el manifiesto de Gustavo Pittaluga da fe de vida a la generación republicana. Son aquellos los momentos cruciales de la formación estética del compositor, que gracias al premio que la Fundación Patxot concede a sus Tres impromptus de 1933 puede viajar a París, de donde nace la admiración por la música francesa que va a ser una constante de toda su carrera. En 1936, la celebración en Barcelona del Festival de la Sociedad Internacional de Música Contemporánea (donde se estrenaría el Concierto para violín de Alban Berg) permitió a Montsalvatge entrar en contacto directo con otras estéticas.

El estilo del maestro gerundense va forjándose así a partir de influencias diversas resueltas en un fértil eclecticismo, que el propio Montsalvatge reconoce sin complejos. En una entrevista mantenida con Francesc Bonastre el mismo año de su muerte y respecto de Babel 46 afirma: "Tengo la sensación de que con esta ópera entré en el proceso de maduración de mi estilo, como fruto del equilibrio entre las novedades de la contemporaneidad y mi propia reflexión personal". Asume igualmente esas corrientes que lo fecundaron ("el impresionismo francés, la ópera italiana verista y la compleja gramática stravinskiana", sin olvidar "la discreta huella de Menotti", músico al que admiraba profundamente) y desvela su interés por ser accesible al público: "Al escribir mis obras lo hice pensando en los intérpretes, pero el destino final de toda obra artística es el público. Sin él no existe el verdadero proceso de comunicación, ni la posibilidad de la correcta recepción de la obra. Otra cosa muy diferente es pensar sólo en un éxito inmediato (…) Me satisface enormemente que mi música guste a mis contemporáneos".

Una necesidad, la de gustar comunicando (o la de comunicar gustando), que estará siempre presente en los desvelos artísticos de Montsalvatge, indistintamente de la evolución de su estilo. Para llegar a Babel 46, obra escrita en 1967, el músico catalán tuvo que pasar antes por su etapa antillana, una música de corte nacionalista que parte del gusto por las habaneras y arranca de sus célebres Canciones negras de 1945. A partir de 1957, con su Partita 1958, el lenguaje del compositor se hizo más inquisitivo, más audaz en la incorporación de recursos expresivos cercanos a las vanguardias, aunque sin abandonar jamás esa accesibilidad que es característica de su obra.

Montsalvatge había estrenado en 1948 El gato con botas, una deliciosa y conservadora ópera-ballet (la adscripción genérica es del propio compositor), y en 1962 Una voce en off, poderosa afirmación de la escuela posverista, antes de afrontar la composición de Babel 46, ópera en cuatro episodios que cuenta con libreto propio y que presenta en 1967 a un concurso organizado por el Liceo que quedaría desierto, lo que ocasionó una notable decepción al compositor y lo desmotivó para seguir su carrera de autor lírico. La obra cuenta la experiencia de un grupo de expatriados de orígenes diferentes, que hablan también idiomas distintos, en un campo centroeuropeo de internados en la inmediata segunda posguerra, un dibujo de caracteres que aunque puede resultar un tanto arquetípico se apoya en una música sólida, de carácter atonal, pero de diáfana escritura para las voces, con un lenguaje que el propio Montsalvatge quiso "tan poco italianista como fuera posible" y que vincula a cada personaje con un reconocible estilo musical. La ópera no se estrenó hasta 1994, en una orquestación reducida. La versión que aquí llega en primicia discográfica y doble formato (DVD y CD) está tomada en vivo de las funciones que se ofrecieron en el Liceo de Barcelona en febrero de 2004, en una coproducción con el Teatro Real de Madrid, que la había programado en marzo de 2002, tres meses antes de la muerte de Montsalvatge. La dirección escénica es de Jorge Lavelli y la musical corre a cargo de Antoni Ros Marbá. El elenco reúne un puñado de voces entre las más destacadas de la escena española (Ombuena, Ibarra, Baquerizo, Vas, Pinto, Mentxaka, Pierotti, Menéndez, Rubiera). Babel 46 se nos muestra aquí como uno de esos caminos para la ópera española que siempre acabaron cortados.

Solistas. Orquesta del Liceo. Jorge Lavelli. Antoni Ros Marbá. Columna Música (DVD + CD) (Diverdi)

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios