La poesía, un referente para el Club de Literatura del Instituto Cervantes

  • La actividad está coordinada por Juan Gómez Macías teniendo la sede institucional de Gibraltar para el desarrollo del programa · Crear una antología poética en español de escritores ingleses es un objetivo

En su intensa lucha de conocimiento por mantener viva la cultura, en su máximo esplendor, el Instituto Cervantes de Gibraltar puso en marcha el pasado mes de marzo el Club de Literatura. Bajo el nombre Ínsula Barataria se presentó esta iniciativa, coordinada por el escritor y artista plástico Juan Gómez Macías, abanderando una programación alineada en diferentes actos literarios tanto poéticos, narrativos o de crítica.

Gómez Macías creó y dirigió durante años el aula de literatura José Cadalso de San Roque. El presidente del Instituto Cervantes del Peñón, Francisco Oda, conocedor de este proyecto -ya desaparecido en la ciudad sanroqueña- apostó por él para su desarrollo. "Como hay una corriente de simpatía y no voy a dejar de ser nunca una persona comprometida con la cultura me comprometí con él. Quería un programa muy similar al que había desarrollado en San Roque", precisa el coordinador.

Bajo la afirmación de que la poesía es el uso más exacto del lenguaje se sustenta este proyecto, incidiendo en que una lengua toma como base una cultura, una forma de pensar y sentir el mundo, y de eso "se ocupa la literatura y muy particularmente la poesía". Con ese planteamiento se nutre el club, para además difundir la literatura, a sabiendas de las cifras alarmantes de lectura que posee el país, como lamenta Gómez Macías, que apuesta por hacer pruebas para conocer "cuántas personas entienden realmente lo que leen".

El coordinador del club reconoce con asombro que son impresionantes las cifras que posee la sede del Cervantes del Gibraltar, con más de 500 matriculaciones de personas que desean aprender la lengua española de forma correcta, y máxime teniendo en cuenta su número de habitantes. "Gibraltar es una zona donde se mezclan las expresiones, es muy interesante y notable que en esa comunidad haya tantísimas personas que tienen la necesidad, el deseo, de aprender la lengua española correctamente. Y si quieren hacerlo mi humilde aportación es llevarle lo mejor de la literatura española".

Al hilo de lo expresado, Gómez Macías también expone el interés que suscita que existan escritores ingleses -de la commonwealth- que escriben en castellano. "Es decir que una persona que ha estudiado en Londres, que el movimiento de su vida es la lengua inglesa y sin embargo cuando tiene que expresar lo que lleva dentro lo hace en español". Y este aspecto de interés será foco de atención también en el club literario, ya que uno de los objetivos del Cervantes a través de Gómez Macías es coordinar la edición de una antología de poetas gibraltareños que escriben en español.

Además de encargarse de reunir a estos poetas y trabajar sobre el material existente, la intención del coordinador del club es que los escritores de Gibraltar y la comarca se conozcan y se realicen actividades conjuntas. "La cultura es una herramienta de transformación de la realidad y una oportunidad de entendimiento entre la gente, y da igual que haya en medio una lamentable frontera o no la haya. Este fenómeno se da aquí, no se da en otras partes".

El perfil de participantes del club es de estudiantes de español, personas vinculadas a la institución, no sólo de Gibraltar. En otoño se retomará la actividad y para ello, según reconoce Gómez Macías, ya hay en cartera una serie de poetas advertidos sobre su futura presencia, como ya ha sido el caso de Félix Grande o Antonio Cabrera. Entre los próximos invitados está Francisca Aguirre, la última premio nacional de Poesía; Chantal Maillard, poeta belga afincada en España entre Málaga y Barcelona; Jesús Aguado, poeta y traductor; José Corredor Matheos, tambíen premio nacional aunque de Literatura y además crítico de arte muy importante y poeta excepcinal, entre otros más invitados.

En cuanto al uso del término "club" , Gómez Macías explicó que debe utilizarse la acepción como lugar en el que se reúnen personas, pero no socios, ya que es un grupo "abierto y gratuito". Para cada acto se diseñará un pliego con una breve biografía y muestra del profesional invitado, para que de alguna manera "quede algo palpable" de cada actividad que se programe.

Gómez Macías señala que se dedica expresamente a la pintura, aunque sin embargo coordinar el club lo hace con gran entusiasmo. "Los programas culturales son como esas plantas de lento crecimiento, echas la semilla y de pronto ves que la planta tiene diez centímetros y estás muy orgulloso, pero de ahí a que llegue a ser un pino necesita tiempo. Creo que la comarca es un lugar muy necesitado de una programación de calidad, y sobretodo con la clave para que funcione, que es la continuidad".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios