La moda se viste por la cabeza

  • La diseñadora algecireña Marta Dianes logra entrar en la final del certamen Profashion con su proyecto de recuperar los tocados para la alta costura. Su marca, CosaFina, nació en mayo y empieza a hacer negocio

Comentarios 3

"¿Qué habría sido de Cleopatra sin su tiara? ¿Acaso reconoceríamos a la Dama de Elche si no llevara sus adornados recogidos?". Quien se hace estas dos preguntas es la diseñadora algecireña Marta Dianes, que llama a las puertas de la alta costura dispuesta a recuperar para el mundo de la moda los tocados, que considera olvidados en la actualidad. Dianes, establecida en Madrid desde hace nueve años, ha fundado CosaFina, empresa y marca con la que quiere volver a vestir las cabezas de todas las mujeres.

La joven puso en funcionamiento su proyecto el pasado mes de mayo y ahora su idea ha sido seleccionada como una de las finalistas del certamen Profashion, organizado por la Comunidad de Madrid y el centro comercial Las Rozas Village. El concurso recibió 117 propuestas y la de Dianes es una de las diez seleccionadas que aspiran a la victoria final, que además fueron presentadas en la Cibeles Madrid Fashion Week . Se ha valorado que es una iniciativa empresarial que aporta creatividad e innovación en el sector.

Mary McCartney es la embajadora de Profashion, de cuyo jurado forman parte Juanjo Oliva, Carolina Herrera, Carla Royo Villanova, Isabel Berz, María Eugenia Martín Mendizábal, José Ignacio Fernández Rubio, Manel Adell y Carlos Alonso. El pasado miércoles la algecireña se enfrentó a una entrevista personal para defender su proyecto y será el 28 de octubre cuando se anuncien las tres ganadoras -el certamen es para participantes femeninas-.

Al margen de que las ideas vencedoras en Profashion contarán con asesoramiento para desarrollar la marca, Dianes contempla esta oportunidad como un posible trampolín con el que empezar a hacerse un nombre en el mundillo. "Quedar entre las ganadoras significaría una publicidad tremenda, un impulso súper grande", estima.

Y es que, por ahora, y aunque está en franco crecimiento (acaba de montar un taller), CosaFina todavía es pequeño. Dianes diseña todos los tocados y también los elabora de forma artesanal. Es más, también ella se ha ocupado de la imagen corporativa de su marca, del catálogo y de la página web. De la difusión y las ventas depende que el negocio siga en progresión. Tiene calculados sus próximos pasos: poder contratar algún empleado el próximo año para delegar ciertas funciones, comenzar a distribuir en tiendas y no sólo vender por Internet y, en un futuro, abrir las suyas propias y ampliar sus productos con otro tipo de complementos.

Dianes era diseñadora gráfica y abandonó su trabajo en una agencia de publicidad por esta aventura. "Lo tuve que dejar porque si quería que esto fuera una cosa seria tenía que dedicarle muchísimo tiempo. Ha sido duro al principio, he currado muchísimo, pero no me arrepiento. Ahora mismo estoy encantada, me gusta muchísimo lo que hago. Le veo mucho futuro; me gustaría que tuviera mucho futuro", afirma.

"Yo había estado haciendo broches, cinturones. Siempre me había gustado coser y hacer mis cositas. A los tocados llegué un día que me invitaron a una boda y vine a Madrid a comprarme uno. Entré en un pequeño taller, artesano, en el que había una chica cosiendo. Los miré y pensé que era capaz de hacerlo", recuerda sus inicios.

"Creo que todas las creatividades tienen que ver. Soy una persona que ha tenido muchísima relación con el arte toda la vida. Estoy en esto por mi inquietud y porque me gustaba la moda. Lo más importante ahora para mí es publicitarme, que la gente me conozca. Estoy colaborando con un par de revistas en Madrid, que no me pagan nada, pero cedo mis tocados y salgo en los créditos. Eso para mí ahora es lo importante. Una vez tenga una marca reconocida, esto irá yendo solo", explica ilusionada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios