Entre la inmigración y la postal

Presentada en la sección Giornati degli autori del último Festival de Venecia, Andalucía es el segundo largometraje del director franco-senegalés Alain Gomis (L'Afrance), co-producción hispano-francesa que también pudo verse en el pasado Festival de Cine Europeo de Sevilla. Previsible hija de los tiempos del discurso multicultural y políticamente correcto, la película se aparta, empero, de la línea más obvia y facilona de la denuncia de las condiciones de los inmigrantes de las antiguas colonias en las grandes ciudades europeas. Hay siempre en esta cinta fronteriza entre la ficción y el documental una voluntad de trascender tópicos y clichés en el retrato del inmigrante y de su proceso de adaptación e integración, voluntad que se traduce en un tratamiento poético e impresionista que prefiere siempre centrarse en la singularidad, la complejidad y las contradicciones del personaje, Yacine (excelente Samir Guesmi), un joven errático que vive al día y busca su identidad entre trabajos precarios, amigos callejeros y amores furtivos y que sueña con escapar del bullicio urbano y los suburbios de París para viajar a una soñada e idealizada Al-Ándalus. Es así que lo mejor de esta cinta lo encontramos en su trazo libre, en su continua deriva narrativa que no se ancla en estructuras dramáticas preconcebidas ni esquemas cerrados, en el camino abierto y siempre hacia delante de un trayecto que es a un tiempo externo e interno, rugoso y realista, pero también lírico y mágico. Gomis no siempre doma esta última dimensión fabuladora de su cinta y es por eso por lo que a veces la película pisa el fangoso terreno de la cursilería después de haber transitado por el lado más intenso, e incluso violento, de la vida callejera. De la misma forma, si en la primera parte se consigue evitar los fáciles lugares comunes del filme didáctico sobre la inmigración, no es menos cierto que la mirada a Andalucía que nos propone Gomis, aun dentro de las claves del realismo poético-mágico, acaba por resultar, patronatos y film offices mediante, tan estereotipada como una vieja postal turística.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios