"Lo importante es lanzar los proyectos y que se realicen, no que yo esté en ellos"

  • Desde París, donde reside, la granadina elegida por la Junta para abanderar sus políticas de baile celebra el éxito de su musical coplero 'Enamorados anónimos' y reivindica la libertad de ser tan andaluza como original

La coreógrafa Blanca Li (Granada, 1964) anda embarcada en un documental sobre la creación de un espectáculo y en la coreografía de otro montaje que estrenará en el Festival de Montpellier. A ello suma la dirección del Centro Andaluz de Danza (CAD) y la dirección de escena y la coreografía del musical Enamorados anónimos, en cartel en la Gran Vía madrileña. Desde París, donde reside, Li habla de todas sus obligaciones y proyectos.

-¿Qué encontrará el público en Enamorados anónimos?

-Es un espectáculo muy divertido que revisita la copla y la actualiza con escenas contemporáneas a través de canciones de otros tiempos. Los intérpretes son, en principio, cantantes de copla que han hecho un trabajo increíble hasta aprender a actuar. En cuanto al cuerpo de baile, una parte son bailarines de español y flamenco y otra, contemporáneos, muy versátiles. En total hay 30 intérpretes en escena.

-Un musical al estilo de las grandes producciones neoyorquinas.

-Sí, toda la música es en directo y está dirigida por Javier Limón. Ha sido un trabajo muy de equipo entre los guionistas (Daniel Serrano y Daniel Sánchez Arévalo), Javier Limón y yo. Desde el principio hemos trabajado juntos para darle forma al musical y para que la copla tuviera realmente su lugar.

-¿Qué acercamiento había tenido a la copla anteriormente?

-La verdad es que nunca había trabajado con la copla. Supongo que la relación que teníamos muchos españoles: son temas que te suenan, de películas de época. Para mí este musical significa reencontrarme con un género muy importante.

-¿Se verá en Andalucía?

-Por supuesto, cuando empiece a girar. Casi todos los actores son andaluces, ya que, aunque hicimos casting por toda España, realmente donde mejor se canta copla es en el sur. El espectáculo va a estar una temporada en Madrid, donde está funcionando muy bien, y luego saldrá de gira.

-¿Cómo compagina la dirección de escena de esta obra con la del Centro Andaluz de Danza y la de su propia compañía?

-Desde que resido en París, esta situación no es nada nueva para mí. Mis espectáculos siempre han estado de gira y yo he vivido entre varios países. Lo importante es elegir bien al equipo que te rodea. Debes seleccionar a personas competentes y compañeras en las que puedes confiar y delegar. Yo lanzo los proyectos pero después tengo a personas maravillosas que están en el día a día, que hacen que la calidad del trabajo pueda seguir adelante. Tanto en el CAD como ahora en el musical, o en los espectáculos de mi propia compañía, desarrollo un trabajo en el que luego no tengo que ser absolutamente indispensable. Ésa ha sido una constante en mi vida y la razón por la que puedo embarcarme en nuevos proyectos, hacer muchas cosas a la vez.

-¿Cómo ve el nivel de la danza en Andalucía?

-Hay muchísimos coreógrafos y bailarines, hay mucha danza y mucha afición. Lo que siempre digo es que hacen falta más recursos, más ayudas y sitios justamente que acojan la danza, que se ayude a los coreógrafos para que tengan una base donde trabajar. Si el Gobierno apoya este tipo de propuestas, la danza tendrá su espacio para realizarse y para madurar.

-¿Qué opina de los que propugnan la preponderancia de la danza española y el flamenco en el CAD, frente a esas otras danzas urbanas que ha impulsado desde que asumió la dirección?

-Tiene que haber sitio para todo y a la vez hay que ser andaluces, en el sentido de que no hay que renegar de nuestra propia cultura. Pero ser andaluz no quiere decir que haya que bailar flamenco. Puedes ser un coreógrafo andaluz, tener tu propia identidad y ser completamente diferente y original. Justamente lo bonito es eso. Yo siempre digo que hay que ser uno mismo: cada persona es única y tiene que tener su manera de ver la danza y de crear.

-¿Qué proyectos tiene para los próximos meses?

-Entre marzo y abril de 2009 estrenamos un documental, que acabo de terminar y que precisamente trata sobre la creación de uno de mis últimos espectáculos, Corazón loco. Y además tengo un encargo para el Festival de Danza de Montpellier.

-El montaje de Montpellier, ¿lo hará con su propia compañía?

-Sí. Se llamará El jardín de las delicias y está inspirado en el cuadro de El Bosco. Luego seguiré con el CAD hasta junio para que los alumnos hagan un espectáculo con coreógrafos invitados y llevar adelante un poco todos los proyectos.

-¿Le queda tiempo para supervisar las representaciones del musical en Madrid?

-Lo intento... Tengo dos asistentes allí: uno para la puesta en escena y otro para la coreografía. Yo voy cuando hace falta que vaya.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios