La estética de la decadencia

  • Óscar Carrasco compone impactantes fotografías de la cárcel abandonada de Carabanchel, algunas de las cuales mostrará en ARCO · El algecireño expone en Valencia y lo ha hecho en Bogotá y París

Hay algo que atrapa en la decadencia y en el abandono y ahora ambos conceptos son los que han quedado atrapados. En concreto han sido recogidos en una serie de impactantes imágenes del algecireño Óscar Carrasco, un artista de la fotografía. Es una colección sobre la cárcel del distrito madrileño de Carabanchel, dejada de la mano de Dios para que tiempo después Carrasco llegara con su cámara y capturara su desatención y su caos. Algunas de esas instantáneas serán expuestas en la 27ª edición de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCO, que se celebrará en Madrid del 13 al 18 de febrero.

A no demasiado tiempo por la autopista, en Valencia, la galería Luis Adelantado todos los años convoca un concurso de jóvenes valores. El pasado triunfó Óscar Carrasco, a quien, impresionada por su personal arte, la galería ha incorporado a su cartera de autores permanentes. En el centro histórico, la Luis Adelantado, con cinco plantas de exhibición, siempre se ha caracterizado por una clara orientación internacional y por la constante búsqueda de nuevas formas de expresión. La obra del algecireño ha viajado a ARTBO, la Feria Internacional de Arte de Bogotá (Colombia), y a la Feria Internacional de Fotografía Photo París. Sus trabajos venden. En este recorrido tras el fichaje por la Luis Adelantado Carrasco incluye una exposición en la propia galería valenciana, desde el 18 de enero, y el paso por ARCO. No poca gente asiste a esa prisión despellejada del célebre barrio de la capital.

En gran formato y con impresión directa sobre dibond, son fotografías compuestas, en las que Carrasco dispara para luego trabajar en la perspectiva y en la luminosidad. Es una producción en las otras galerías, en esas cuatro de las siete proyectadas de la prisión de Carabanchel. No son galerías de arte, pero se puede crear entre esas rejas que ya alguien se ha llevado. La cárcel, ahora, "es un espejo cadavérico de lo que fue", entiende.

"Son espacios que te sobrecogen y en los que se mezcla la decandencia, en un lugar en el que ha vivido confinada la gente", explica el autor. El algecireño confiesa su inquietud artística por esa decadencia y por esos espacios abandonados, por lo que no sorprende el impulso que le sobrevino un día para plantarse frente a las celdas de Carabanchel, donde entre okupas, chatarreros o buscadores de cobre oteó con su mirada creativa y agitó el objetivo. Los resultados son espectaculares, con esas mesas desvencijadas que parecen flotar, pero en realidad reposan en las redes con las que se pretendían evitar suicidios y motines.

Carrasco tiene ahora entre manos un proyecto similar, en este caso sobre la también abandonada cárcel modelo Nou Moles de Valencia. "Está bastante mejor conservada que la de Carabanchel", informa el artista. En estos momentos trabaja en la postproducción de esta nueva colección.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios