'La buena educación' de Sergio Postigo reúne talento juvenil y grandes actores

  • El algecireño ultima la grabación de su segundo cortometraje, que ha contado con la participación del reconocido actor Francisco Algora · El joven director proyecta la idea sobre un guión de Manuel Araujo

El segundo cortometraje dirigido por el algecireño Sergio Postigo le ha permitido rodearse de grandes actores, de la talla de Francisco Algora sin ir más lejos. Este gran intérprete español, de todos los tiempos, inició su carrera allá por los años 70 y hasta hoy ha trabajado con los mejores directores del panorama nacional y cuenta con más de 30 películas a sus espaldas. La buena educación, segundo corto de Postigo, ha contado con su impecable colaboración.

La historia que cuenta el algecireño, a través de su mirada cinematográfica, resume el encuentro de tres caballeros de altas esferas sociales, que hacen acto de presencia en el despacho de una lujosa mansión. Una comedia inteligente, en la que el peso recae sobre los simpáticos diálogos de sus protagonistas. Algora comparte el cartel junto a Rafael Arroyo y Manuel Bueno.

En esencia, tal y como cuenta su director, "el cortometraje se ha rodado en el Club Financiero San Miguel en Algeciras". Y también ha contado con dos localizaciones exteriores en la playa de Bolonia y el castillo de Castellar.

Durante este mes de junio se ha filmado el cortometraje, destacando dos jornadas de trabajo intenso en las que se grabó el 90% del metraje. "Hubo un buen ambiente de equipo y gran profesionalidad", recuerda Postigo. "No me puedo quejar, las cosas han ido sobre ruedas. Pequeños problemillas típicos del rodaje, pero nada fuera de lo común. Ha sido todo bastante sencillo. Ojalá siempre fuera así". Se ha rodeado de un equipo propio y ha contado con muchas ayudas, desde la Fundación Municipal de Cultura José Luis Cano de Algeciras, hasta colaboradores particulares, pasando por tiendas de muebles y decoración, "que nos han ayudado a recrear el escenario principal tal y cómo constaba en el guión".

Y es que la idea le surgió tras leer la obra teatral de su amigo, también algecireño, Manuel Araujo. "Vi que tenía posibilidades de adaptarse cinematográficamente, y se lo propuse. La idea le encantó, y entre ambos comenzamos a redactar el guión". Araujo escribió Una lección de buena y mala educación. El contenido de ambas es el mismo, pero visto desde puntos de vista distintos. "Lo cierto es que me gustó mucho, pero fue La buena educación la que más llamó mi atención. Tenía un fino sentido del humor, al que no estamos acostumbrados a ver normalmente. Me pareció que podría quedar muy bien en pantalla y decidí convertirla en mi nuevo cortometraje".

Con él en la mano, fueron en busca de Arroyo y Bueno, quienes nada más leer el guión, aceptaron. "Sólo nos faltaba un intérprete para Don Octavio, y fue entonces cuando acudimos a Algora. Contacté con él por teléfono y le envié el guión por correo. A los pocos días, recibí su llamada aceptando sumarse al proyecto".

De la presencia de Algora en el rodaje explica "no todos los días se dirige a un actor de su talla, que ha trabajado bajo las órdenes de Garci, Saura, Berlanga o Fernán Gómez, por nombrar algunos. Al principio sentí una gran presión por tratar de estar a la altura, pero al poco ya estaba metido de lleno en mi labor y pensando únicamente en hacer las cosas bien".

Tras la feria se concluirá el rodaje para empezar con la postproducción en los próximos meses, ya que el minucioso trabajo que se acompañará a nivel musical prolongará la espera, aunque merece la pena, ya que cuenta con la Orquesta Sinfónica de Algeciras. Se proyectará en el Millán Picazo, pero Postigo sueña con verlo en el Florida. En este segundo cortometraje le han acompañado, entre otros, Aida Cruz, Jesús Álvarez, Lex Viñas, Anabel Quero y Juan Bernardo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios