Otro concepto de arte alternativo

  • Josefina Moreno cumplirá 83 años el 6 de enero y expone en una peluquería. Su colección de lienzos sobre la Algeciras del ayer ha tenido un considerable éxito y ahora trabaja en una obra surrealista

Josefina Moreno Amorós, a su manera, es una artista underground. Se observa el arte alternativo como una performance en la que autores desnudos improvisan en una pared señales abstractas. También es alternativo lo de Josefina, que el próximo 6 de enero cumple 83 años y en estos momentos expone en una peluquería. La presente historia es de lienzos entre secadores, de una ciudad que ya no existe y de una mujer sabia.

El relato se podría abrir por varios frentes, pero lo mejor es hacerlo por la actualidad. En el centro de Algeciras se encuentra la peluquería de Raimundo. Allí, desde hace días y aún durante las próximas semanas, se exhibe una pequeña colección de cuadros de Josefina. Las pinturas cuelgan junto a posters de modelos de larga melena rubia. Son imágenes antiguas de Algeciras, reproducciones sobre el lienzo de algunas de las casi 23.000 "antiquísimas" postales de toda España que posee la artista, tesoro que comenzó su padre cuando estaba soltero.

Algeciras ayer es el nombre de la muestra que Josefina expuso el mes pasado en el Casino de Algeciras. Fueron 18 cuadros que gustaron mucho. De hecho, sólo ocho se quedaron sin vender, que son los que ahora se pueden ver en lo de Raimundo. A través de ellos se adentra la mirada en lugares que "no conocen ya ni los mayores", en definición de la autora. Una ventana plástica al lado de los peinados por la que se asoman el río de la Miel, el hotel Cristina, la plaza Alta, los arcos del Cobre, las calles Convento y José Antonio, el parque y la plaza de toros. No son reconocibles porque ilustran el trayecto de la ciudad en los dos últimos siglos. Pequeño formato de una artista atípica en una galería insólita.

Josefina sentencia cuando habla, no por el tono, sino por el peso de las palabras. Nadie le echaría los 83 ni los 82 y su memoria se prodiga en detalles a través de una conversación fácil. A cada cuadro sabe aplicarle una época y un contexto y al final resulta que con el pincel lo que ha hecho es resumir la historia de Algeciras que es capaz de relatar.

La algecireña no es de Algeciras. Nació en Águilas (Murcia), donde estaba destinado su padre, que era militar. Luego vivió en Almería, en La Línea y en Algeciras, donde llegó "dos meses antes de la Guerra Civil". De esa manera recuerda las fechas la gente que ha vivido mucho.

Se trata de una artista amateur, pero acumula una carrera más dilata que algunos que se las dan de tótem. Preguntada por desde cuándo cogió los pinceles, gesticula en señal de mucho. "Pinto desde que mis hijos eran chicos. La pintura me encanta". No es la primera vez que expone. Ya lo hizo en Estepona y en el Casino antes del mes pasado, en 2006. Entonces fueron retratos, una de sus preferencias ("me gusta mucho"), y reproducciones de obras de El Greco, Goya y Velázquez.

Josefina dinamita tópicos al anunciar que en estos momentos trabaja en una obra surrealista, dedicada a una persona especial a la que desea sorprender. Esta actual inclinación al movimiento de André Breton responde a que "a la gente joven le gustan las cosas raras". Genia y figura.

Josefina no se aburre y, es más, no acierta a entender como se puede alcanzar ese estado. "No me gusta estar ociosa", cuenta. Pinta por las tardes, excepto en las que, como ésta, se dedica profesional a atender a la difusión y a la promoción de su obra.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios