La compañía Benavente cumple con su cita teatral con La Línea

  • Desde hoy y hasta el domingo representará cinco obras en el teatro La Velada a las 21:00 horas

Es como volver a casa. Así se siente un año más y van ya 54 la compañía Teatro Benavente. Desde hoy y hasta el domingo, del 7 al 11 de noviembre, estarán cada noche en La Velada a partir de las 21:00 horas para reencontrarse con su público, ya que La Línea es como su tierra y reconocen tener muchos amigos.

Al mítico teatro linense vuelve este festival popular para complacer a los muchos seguidores que desde hace décadas tiene en la ciudad. "Esto es una locura", reconoció Luis Miguel Romero, de la compañía Benavente, ante la pasión que tanto La Línea como ellos se tienen mutuamente. "Venir a la ciudad es como ir a nuestra casa, tenemos algo especial y así nos lo han demostrado con su cariño", recordó apuntando incluso a la calle que lleva el nombre de la compañía.

Romero además señaló que siempre llegan a La Línea al final de la temporada teatral, después de intensas giras trepidantes y de cambios e infinitos kilómetros, y llegar a la comarca es como tocar al fin su casa. Normalmente, además de las obras teatrales que realizan dentro de ciclos teatrales, llevan a cabo alrededor de 15 festivales en diferentes municipios, lo que conlleva un ritmo muy acelerado de trabajo cada año.

Este año vienen con nuevas propuestas, siempre además atienden a las peticiones del público, recordando los éxitos de siempre. El principal reclamo para esta edición es la representación de Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?, de Adolfo Marsillach, una pieza que han puesto en escena desde Rosa María Sardá a José Sacristán o Concha Velasco. Así, el programa preparado arranca hoy con la clásica comedia de Alfonso Paso Enseñar a un sinvergüenza. Mañana será el turno para la obra de Marsillach. El viernes será otra comedia, en este caso de Fernández de Sevilla bajo el título Eran tres, un gitano y un marqués. El sábado Dos paletos en Madrid, de Muñoz Seca, y finalizará este ciclo de teatro acaba el domingo con una obra propia de la compañía, Trampa a un hombre solo.

Luis Miguel Romero destacó que uno de los secretos de la compañía Benavente es la fortaleza, la unión del equipo, "formamos un grupo que es una gran familia", en concreto acuden a la ciudad con un equipo, incluidos desde actores a técnicos, de 13 personas. Elevó esta unión como uno de los símbolos para sobrevivir a este ámbito cultural, que lamentó que esté tan castigado, aunque para ello traerán comedia y buscarán que se disfrute al máximo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios