La comarca entra en la telerealidad

  • Mari, Davinia y Jorge participaron con éxito en distintas ediciones de Gran Hermano y Operación Triunfol cámara escondida Desde que el fenómeno inundó las audiencias los campogibraltareños quisieron apuntarse a la experiencia televisiva

Del Campo de Gibraltar a los reality shows hay sólo un paso. Aunque en la actualidad el género televisivo ha perdido mucho gancho, cuando el término Orwelliano tomó las pantallas, allí estaban los campogibraltareños para participar los primeros.

La idiosincrasia de la comarca quedó en la historia televisiva de este país. No obstante, Mari, Davinia o Jorge no participaron en la primera edición de Gran Hermano (GH) ni en la de Operación Triunfo (OT), respectivamente.

En esta ocasión, La Línea de la Concepción ganó por goleada al resto de municipios ya que tuvo en la gran pantalla a Mari, cuya edición, la segunda, estrenó la casa de Guadalix de la Sierra -el primer GH fue en Soto del Real-; y a Davinia, en la tercera edición de OT, cuando aún se retransmitía en la Primera de TVE.

Jorge Mozo, natural de Campamento (San Roque), recordó a los campogibraltareños los buenos ratos vividos con Mari. Él entró sólo un año después.

Sin embargo, ninguno de los tres protagonistas de la telerealidad consiguieron ganar los concursos en los que participaron pese a contar casi con la totalidad de los vecinos enviando mensajes y realizando llamadas de teléfono para votar por ellos.

Davinia Cuevas quedó cuarta. La Línea se volcó con la joven de 18 años que se abrió paso en la asociación Amantes de la Copla.

La otra linense, Mari Arrabal entró en Gran Hermano con 27 años, en la segunda edición, para convertirse en la madraza de sus compañeros gracias a su mano en la cocina. Quedó tercera finalista y cuando volvió a La Línea vino acompañada de casi todos sus compañeros televisivos. Un día memorable para los cientos de linenses que quisieron darles la bienvenida.

Un año más tarde, el sanroqueño Jorge Mozo, de 26 años, entró en Gran Hermano para quedarse 75 días. Fue el sexto expulsado e igualmente cuando salió de la casa fue recibido como un héroe en San Roque y La Línea.

Este tipo de programas nunca ofrecía el listado de concursantes con antelación a la puesta de largo. Pero el mismo domingo en que aparecían por primera vez en la gran pantalla la mayoría de los campogibraltareños ya estaba pegado a la tele. Aunque en principio nadie podía desvelar el gran secreto, cuando aparecían pocos se llevaban la sorpresa. La nube en el Peñón era siempre la carta de presentación.

Envía tus convocatorias a viviraqui@europasur.com

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios