Crítica de Cine

El abismo de las sectas

acantilado

Drama, España, 2016, 96 min. Dirección: Helena Taberna. Guion: H. Taberna y Natxo López. Fotografía: Javier Agirre. Música: Ángel Illarramendi. Intérpretes: Daniel Grao, Juana Acosta, Goya Toledo, Ingrid García Jonsson, Josean Bengoetxea, Ana Gracia, Jon Kortajarena.

Basado en la novela de Lucía Etxebarría El contenido del silencio, el quinto largometraje de Helena Taberna (Yoyes, La buena nueva) se abre con una imagen sugerente: vestidos de blanco impoluto, varios miembros de una secta se lanzan al vacío por un acantilado tras un ritual de despedida. Lo que sigue es la pesquisa para averiguar los motivos de este suicidio colectivo en la isla de Gran Canaria, en una trama desdoblada protagonizada por el hermano fiscal (Daniel Grao) de una de las desaparecidas y la inspectora de policía (Goya Toledo) que venía siguiéndole la pista a las actividades ilícitas de la secta.

Acantilado se articula así como un thriller de investigación aunque no consigue nunca esa intensidad que dote a su desarrollo del suspense necesario para interesarnos por sus averiguaciones o por las motivaciones de sus personajes. En este sentido, la película parece lastrada por cierta dispersión narrativa y una poco lograda alternancia de tiempos que intenta dar explicaciones del funcionamiento interno de la secta rayana en la caricatura new age.

Helena Taberna se esfuerza por estilizar su puesta en escena más allá de la generosidad paisajística del entorno, pero no puede evitar meter alguna que otra morcilla postiza a propósito de la memoria histórica, la relación entre la policía y su agente infiltrado o la atracción entre el fiscal y la ex amante de su hermana. Un final de corte policíaco precipitado y poco verosímil termina de echar por tierra el escaso interés suscitado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios