Termina la temporada en la plaza México con una oreja para Santos

  • La corrida que cerró curso taurino en el magno escenario de la capital mexicana trajo, de la mano de Casasola, una de las mejores faenas vistas en este ruedo

El rejoneador mexicano Gastón Santos cortó una oreja y ganó el trofeo Plaza México en la corrida que cerró la temporada 2007-2008 en el magno escenario de la capital mexicana. Leopoldo Casasola hizo una de las mejores faenas que se hayan visto en este ruedo pero pinchó dos veces y perdió las orejas que se había asegurado en el toreo. También actuaron Humberto Flores, Antonio Bricio, Christian Ortega, y Miguel Ortas "Miguelete".

Con una entrada de unos siete mil espectadores se lidiaron toros por este orden de Cuatro Caminos, Xajay, Barralva, Los Encinos, Puerte de Arco y Los Ebanos.

El ganador al mejor toro fue el burel de Los Encinos, un ejemplar muy bien presentado, con clase, aunque le faltó un poco de fuerza. Cumplieron primero, segundo, cuarto y sexto. El quinto fue un buen toro.

Santos, redondeó una buena temporada, cortó una merecida oreja con otra actuación clásica a la usanza portuguesa y brillante, sobre todo en dos pares de banderillas a dos manos. Mató de rejón de muerte y obtuvo un apéndice.

Flores estuvo aceptable con el capote y mejor con la muleta pero por pinchar perdió una oreja. Saludó en el tercio. Bricio, sin estar mal la gente no le perdonó nada y lo bueno paso inadvertido. Mató de dos pinchazos y un bajonazo. División de opiniones.

Casasola realizó lo mejor. Entendió perfectamente al toro, lo toreó con suavidad, con firmeza y ahí quedaron sus dos medias verónicas y una faena que debe colocarse entre las mejores de la campaña. Dos pinchazos en lo alto y una entera. Gran ovación en el tercio. Lo importante es que dejó ver sus posibilidades que ya no se niegan. Ortega, valiente, banderilleó con suerte y realizó una faena con momentos en que se acopló con el toro, aunque con el defecto de no dejarle la muleta en la cara. Dos pinchazos y bajonazo. Al tercio. Miguelete estuvo valiente ante un toro facilón, pero la suya fue una labor sin plan, que no conectó. Mató de pinchazo y un bajonazo. Silencio.

Manolo Mejía, directivo de la Unión de Matadores, hizo la entrega de sendos trofeos a Gastón Santos y el ganadero de Los Encinas, Eduardo Martínez Urquidi.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios