Satisfacción de los libreros madrileños al cierre de la 67 edición de la feria

  • A falta de balance oficial, los expositores hablan de un aumento en ventas y visitas

Los expositores participantes en la 67ª edición de la Feria del Libro de Madrid tienen la "sensación" de que ésta ha supuesto un "aumento en ventas y visitas" con respecto a los años anteriores. Ni la crisis, la lluvia o incluso el frío parecen haber afectado a la tradicional fiesta de los libros en el Retiro, que cerró ayer sus puertas.

El autor galés Ken Follett y el catalán Carlos Ruiz Zafón fueron las principales estrellas mediáticas de la feria, que comenzó el pasado 30 de mayo.

Animación a la lectura para los niños, presentaciones de libros, conferencias, mesas redondas, entregas de premios, homenajes, encuentros, talleres prácticos, exposiciones y aproximadamente 3.000 firmas de escritores se celebraron durante 17 días en el Parque de El Retiro de Madrid, que albergó 364 casetas, 20 más que el año pasado, con 428 firmas expositoras.

Los lectores que visitaron la Feria pudieron acercarse a la literatura que están creando los nuevos narradores del otro lado del Atlántico. La Feria, además, se ha convertido en un escaparate para las pequeñas editoriales con catálogos de calidad y ha permitido a los lectores conocer y adquirir las últimas novedades junto a premios nacionales y autores clásicos de Hispanoamérica.

A lo largo de la celebración, intervinieron más de 30 autores de 15 países iberoamericanos, entre ellos, los mexicanos Jorge Volpi y Sandra Lorenzano, el portugués José Luís Peixoto, el boliviano Edmundo Paz Soldán, los argentinos Andrés Neuman, Luisa Valenzuela, Ricardo Piglia y Alan Pauls, el brasileño Joao Paulo Cuenca, el peruano Fernando Iwasaki, el venezolano Juan Carlos Méndez Guédez y los colombianos William Ospina, Roberto Burgos y Hernando Valencia Villa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios