Pepe de Lucía redescubre su cante

  • Algeciras vive una tarde de arte con la presentación del disco remasterizado de los hermanos Sánchez Fosforito, Arcángel y Gamboa inyectan pasión al destacar la voz del algecireño

Pocas tardes despiertan tanto arte flamenco en Algeciras. Pepe de Lucía decidió ayer reunir en su tierra a unos cuantos amigos al calor de la presentación de la reedición del disco Los Chiquitos de Algeciras. El álbum recoge unas grabaciones que hizo junto a su hermano Paco de Lucía en 1960, en la que el segundo ya define su virtuosismo a la guitarra y el primero sobresale con su cante agudo.

El disco cuenta con la producción artística de José Manuel Gamboa, uno de los protagonistas de la cita a la que no faltaron grandes de ayer y de hoy como Antonio Fernández Fosforito y Arcángel.

Era una tarde grande y así se disfrutó como preludio del desfile de grandes voces, tocaores y bailaores que pasarán por Algeciras para llenar de alma y música el III Encuentro Internacional de Guitarra Paco de Lucía en julio. Pepe de Lucía quería que su tierra, en la que lleva viviendo de nuevo cerca de un año, fuese testigo de este alumbramiento y así lo hizo. De la mano del alcalde, José Ignacio Landaluce, y ante un Centro Documental arropado por ilustres del género en Algeciras y la comarca, dio rienda suelta a su sentimiento.

Lo confesó el cantaor, hermano del genio universal, nunca se hubiera imaginado a Fosforito "en mi tierra, en lo que más amo del mundo, y hablando de nosotros". Recordó que Gamboa le avisó de esos archivos rescatados. El trabajo salió a la luz después de un delicado proceso de recuperación de los originales, grabados en 1960 y publicados en 1961 por Hispavox, a través de tres EPs de cuatro canciones cada uno, y reeditados en 1982 como un LP conteniendo las 12 canciones, que luego volvió a reeditarse en formato CD en 2003 por EMI.

"Cuando lo escuché pensaba que así no cantaba", reconoció Pepe dejando constar la inyección de moral que le recorrió el cuerpo. Contextualizó aquellos años, cuando dormía en una pensión en la calle Santa Isabel con una cama muy pequeña en la que apenas cabían los dos hermanos. Su padre no tenía un duro y se alimentaban entre "cachitos" de carne membrillo y queso. Fosforito hiló sus palabras al recuerdo de esos años 60 cuando resonaron los dos hermanos en un entorno "muy complicado" de grandes artistas. Habló del cariño que le tenía al padre y a la madre de ambos y alabó la creatividad de Pepe: "Esa manera de cantar, era muy completo, cuidado con Pepe, no se puede cantar mejor".

Entró de lleno en el recuerdo a Paco de Lucía. Fosforito hizo gala de los más de ocho años de vivencias y leyó unas palabras que preparó para un homenaje póstumo al maestro en Córdoba. Precisó que a Paco lo que más le gustaba en el mundo era reírse pero sobre las tablas "era un Dios". "Era todo corazón y ahí está su incomparable legado musical", añadiendo que "siempre tuvo presente su ser andaluz". Pepe de Lucía le apuntó que la devoción era recíproca de su hermano por Fosforito.

Arcángel, más comedido entre los compañeros de mesa, reconoció su amor por Pepe desde hace muchos años, uniéndoles una estrecha amistad. Entre las devociones expuestas entre los Lucía y Fosforito y viceversa, puntualizó "mírense ustedes lo que suponen para mi" relatando su trabajo por hacerse un hueco, siendo para él las carreras de sus compañeros un sueño "inalcanzable". Sobre la figura de Pepe hizo especial hincapié, sosteniendo que "se habla poco" pese a ser un nexo de unión entre generaciones. "No se puede entender a Camarón sin Pepe". "Creo que es de justicia, el cante es algo maravilloso y hay que decir las cosas". "Tuvo la certeza de introducirnos dentro de las coordenadas de lo que iba a ser el flamenco del futuro". Para un niño de 15 años era más fácil escucharles a ellos. Y por eso, afirmó que no le pesaba hacer los kilómetros que hicieran falta para estar en Algeciras y agradecérselo.

Pepe de Lucía le devolvió el gesto destacando la carrera brillantísima de Arcángel sus repetidos "llenos" en el Teatro Real. Pidió además que se escuchara en la presentación un audio recuperado de Antonio Mairena donde presentaba a Paco como "el mejor guitarrista del mundo". Al hilo Fosforito aseveró que "es de los que nace cada milenio, si nace".

Gamboa felicitó a la organización del III Encuentro de Guitarra señalando que Paco estaría feliz con ese cartel. Recorrió las peripecias para lograr la publicación y reedición del disco, sacando a relucir lo poco que en España se respeta el arte. Defendió que Pepe "fue el primero que empezó a buscar nuevos caminos e ironizó que al disco lo llama "los juguetes reunidos Sánchez", porque juguetes de pequeños no tenían.

El alcalde, que presidió la mesa, arrancó agradeciendo a Pepe porque "sigue poniendo en mayúsculas el nombre de Algeciras". Precisó que "este disco es la historia del dios de la guitarra, nuestro Paco, y del maestro Pepe de Lucía". No dejó de pasar por alto que este día "es de gran relevancia para Algeciras y su historia musical" apuntando que los Lucía han convertido a Algeciras "en la tierra del mayor genio de la guitarra que jamás se haya conocido y de un cantaor cuyas cualidades, cuyo paladar y cuyo sentido del compás han conseguido universalizar el cante del Campo de Gibraltar".

El acto marcó el final con un vídeo proyectado donde aparecían amigos brindando su apoyo como Luis Cobos, Juan José Téllez y Alejandro Sanz, que definió la remasterización como "un disco para ponerse al amanecer, es una de esas joyitas que guarda en la memoria. Es el embrión de toda su obra. Pepe y Paco gracias".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios