Pablo Vargas inicia su propio camino musical grabando un primer disco

  • El artista, hijo de los componentes del dúo La Plata, espera lanzar su debut discográfico en verano de la mano de una compañía italiana · Las influencias del flamenco y el pop marcan el sonido del compositor

Comentarios 1

Pablo Vargas Rodríguez (Algeciras, 1987) lleva el arte en la sangre. Hijo de Carmen y Santiago del dúo La Plata, desde muy temprana edad empezó a dar muestras claras de que la música iba a formar parte de su vida. "Desde antes de nacer, escuchando a mis padres desde un lugar privilegiado, mientras ellos tocaban, cantaban o componían", desde ahí ya se adentró en el mundo de la música explica. Luego, comenzó con los estudios de violín para dejarlos cuando apareció la guitarra.

Primero flamenco y, más tarde, otros estilos y músicos que han ido influyendo en su manera de tocar, cantar y componer. Desde Paul McCartney al flamenco y el jazz, pasando por cantantes italianos como Pino Daniele o Fabio Concato. "Lo que me interesan son las buenas melodías y armonías y los textos que puedan comunicarle algo a quienes los oigan. He tenido la suerte de vivir en un ambiente, de padres músicos, con una estupenda banda sonora que me ha acompañado toda mi vida. Creo que eso es lo que ha marcado mi forma de hacer y entender la música".

Desde el pasado diciembre empezó a tomarse en serio esto de la música, dejando a un lado su carrera militar que inició en 2007, aunque hasta entonces había pasado por diferentes oficios, desde camarero a repartidor de muebles. Se marchó un mes a Barcelona, se empapó de música y volvió a casa decidido a tomar las riendas que dictan su corazón. Aunque nació en Algeciras, ciudad en la que actualmente reside, toda su vida ha vivido en Los Barrios.

Ahora se encuentra inmerso en la creación de su primer proyecto personal. Una aventura ilusionante que le exige mucho trabajo, donde está embarcado con Tara Films & Music, compañía italiana que lanzará su primer disco, probablemente en verano, siendo la época perfecta para mostrar al mundo su arte. "Llevo meses componiendo temas de los que elegiremos los que vayan a formar parte del disco. Estoy implicado en él al 100%". Ha creado alrededor de 32 canciones.

El arduo trabajo que ha venido haciendo hasta el momento va teniendo sus frutos. Una de sus canciones ha sonado en el programa de televisión Un país para comérselo y en Youtube, donde ha colgado algunas de sus composiciones, tiene un gran número de visitas. La maqueta, como anticipo, la grabó en Jerez en el mismo estudio dónde han dejado su sello Los Delincuentes. Para este primer disco no sabe dónde grabará, aunque sí detalla que la compañía italiana tiene sede en las ciudades de Milán y Roma.

Sus creaciones, anteriormente, las iba grabando en su estudio y las adaptaba a los directos. "Cuento mis historias de amor y humor, lo que observo, lo que me emociona o indigna, lo que forma parte de mi vida y de la vida de otros, observo y convierto esta observación en canciones con las que intento que la gente disfrute".

Su camino en la música para por la composición. "Me llena como músico y como persona, me da la posibilidad de expresarme, de sacar de dentro lo malo y lo bueno. La creatividad y, en este caso, la composición es totalmente terapéutica, una forma de matar fantasmas y desarrollarme a través de un proceso de comunicación y de expresión de mis sentimientos e ideas. Es, sin duda, un camino fantástico que he elegido conscientemente y que me satisface", explica Vargas.

La primera vez que actuó como cantautor en directo fue el pasado mes de julio, presentando 13 canciones en Rascayu (Los Barrios). Ese fue su estreno, quitando las veces que ha ido como guitarrista en distintas formaciones que hacían flamenco. Fue uno de los momentos claves de su, hasta el momento, carrera musical. Los nervios, la responsabilidad y la curiosidad por conocer la reacción de la gente, conjugado con la satisfacción por el trabajo realizado marcando esta primera vez.

Vargas está ilusionado con un sonido que mezcla sentimiento, destreza y frescura. Aunque sabe que el mundo de la música cada vez está más complicado, ahora le toca a él luchar por su hueco.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios