El linense David Morales, declarado Huésped de Honor de Buenos Aires

  • El bailaor recibirá la distinción el 27 de junio, engrosando la lista de otros creativos como Mario Vargas Llosa o Enrique Morente · Su montaje 'El Indiano' es nombrado de Interés Cultural en la ciudad porteña

Comentarios 1

El bailaor linense David Morales ha atravesado con el flamenco las fronteras del océano con un merecido éxito, cuya carta de presentación ha sido El Indiano. Es la segunda vez que un artista flamenco recibe la declaración de Huésped de Honor de la ciudad de Buenos Aires, tal distinción la ostentan otros grandes nombres del arte en su máxima expresión como Enrique Morente, Mario Vargas Llosa, José Carrera, Martirio o Alejandro Sanz.

Según un comunicado emitido por la legislatura porteña de Buenos Aires, se ha concedido tal distinción al bailaor y coreógrafo, natural de La Línea, David Morales durante su próxima estancia en la ciudad. El acto de entrega tendrá lugar el próximo día 27 de junio en el Salón Dorado del Palacio de la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires.

Por otro lado, a este reconocimiento se le añade que el espectáculo El Indiano también ha sido declarado de Interés Cultural por el Ministerio de Cultura de la ciudad de Buenos Aires. Un espectáculo que estará precisamente en el Teatro Avenida de la ciudad porteña entre el 6 y el 14 de julio, y que emprende una nueva gira Latinoamericana que le llevará a Montevideo.

El Indiano se estrenó en El Puerto de Santa María y cuenta con más de cien representaciones en todo el mundo. Ha pasado, entre otros certámenes y festivales, por la Bienal de Flamenco de Sevilla, Foro Iberoamericano, Flamenco Viene del Sur, temporada en el Teatro Lara y Teatro Nuevo Apolo de Madrid. Su última actuación ha sido en el Festival Iberoamericano y conmemoración del Bicentenario de la Constitución de Cádiz en el Teatro Falla. Y ha pasado además por escenarios de Francia, Alemania, Argentina, Uruguay, Haití, Corea o Japón.

La historia que narra radica en el intercambio cultural entre España y Latinomérica, dedicado a los cantes y bailes de ida y vuelta, con dirección de Julio Fraga, guión de Gabriel de Molina y colaboración en coreografías de Javier Latorre y Ursula López. Entre los artistas que han colaborado en sus diferentes representaciones destaca a Javier Ruibal, Toni Zenet, María Toledo, El Negri, India Martínez, Junior Migue, Alejo Martínez, Carmen de la Jara o Chipi de la Canalla.

El espectáculo habla de la inmigración, temática presente en los montajes de David Morales. En este montaje el linense narra el viaje emprendido por un gaditano a las américas y su regreso a Cádiz, su ciudad natal. Se convierte en un diálogo intercultural en el que se mezclan, al compás flamenco, ritmos de otras tierras a través del zorongo, guantanamera, vidalita y alegrías. Y donde la milonga o la vidalita suenan de distintas formas según se interpreten a uno u otro lado del Atlántico. Un reencuentro entre lo que se queda y se marcha cuando uno emprende un viaje de ida y vuelta.

Morales es un bailaor de raza. Domina todos los palos del flamenco con un tacón que se desliza sobre el escenario. Su danza ha viajado por todo el mundo. Nació en La Línea de la Concepción y con sólo seis años pisó por primera vez un escenario y, desde entonces, el éxito se enamoró de su forma de entender el arte. Cree en la constancia y el trabajo diario, valor que le ha servido para consolidarse como primera figura de multitud de festivales nacionales e internacionales. No es la primera vez que recibe un reconocimiento, y los que vendrán.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios