Miguel A. Trudu, detrás de la cámara para un rodaje a lo 'Starsky y Hutch'

  • El cineasta barreño dirige en Madrid un proyecto bajo un cartel de actores como Pedro Casablanc, Nacho Vigalondo y José María Galeano · A sus 22 años empieza a pisar fuerte en el cine finalizando sus estudios

Comentarios 2

Y nació uno más. El Campo de Gibraltar si de algo puede presumir es de cineastas, desde el polifacético Diego Arjona a los reconocidos Miguel Becerra y Raúl Santos, o ya los más mediáticos Alexis Morante y Ángel Gómez. Un nuevo nombre se ha colado con fuerza, se trata de Miguel Ángel Trudu, un joven natural de Los Barrios de 22 años que un buen día decidió marcharse a Madrid para estudiar Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III y ya está inmerso en su proyecto final y de gran envergadura: Balas perdidas.

Empezó haciendo cortometrajes con tan solo 13 años, "he hecho muchos pero la mayoría han sido experimentos". Sus últimos trabajos ya van teniendo un mejor resultado, según reconoce el propio Trudu, "pero ha costado". Se embarcó además en el proceso creativo de un falso-documental llamado Broadcasting myself que le ha dado alguna que otra alegría, como su paso por certámenes y ser seleccionado incluso en el Festival de Cine de Málaga.

Si se le pregunta por sus primeros pasos en el mundo del cine, ese instante en el que se dejó seducir convirtiendo al séptimo arte en su fiel vehículo de vida, no titubea a la hora de señalar a su padre. Fue quien se encargó de llevarlo ante la gran pantalla desde muy pequeño. "A partir de ahí todo son influencias, desde el cine que ves, los profesores del instituto, de la carrera, hasta el eléctrico que conoces en el corto de un amigo", señala el cineasta.

Balas perdidas es un proyecto piloto enmarcado en una serie policiaca a lo Starsky y Hutch sobre dos agentes de Los Ángeles que se basa en la acción, la comedia y la constancia de referentes de ambos géneros. Es un proyecto que surge en la universidad como divertimento y ha ido creciendo sin perder el espíritu, que define Trudu con "las ganas de entretener y contar una historia sobre un terreno que todos conocemos".

Este trabajo del barreño lo encabezan, a nivel de interpretación, Pedro Casablanc y el algecireño Jose María Galeano como el Sargento Johnson y Kowalsky, respectivamente. La amistad que le une con el segundo, precisamente también por la cercanía de sus ciudades de origen, es clave en el desarrollo creativo de ambos. Además de los actores señalados, Trudu cuenta con Alejandro Tejería, Fernando Soto, Fernando Cornejo, María Ballesteros, Nerea Garmendia, Luis Bermejo, Nacho Vigalondo, Raúl Cimas, Estefanía de los Santos y Luis Bondía. "Un reparto de lujo, no me puedo quejar", subraya.

Este joven talento, que cursó sus estudios entre el Carlos Cano y el Sierra Luna de Los Barrios, señala que marcharse a Madrid supuso un punto de inflexión para su proyección. "Es la ciudad que te permite conocer a más gente para entrar en el mundo del cine y la televisión. Las posibilidades son más altas y tienes que estar ahí, es una carrera de fondo que no podría hacer sin venir".

De momento Miguel Ángel Trudu está completamente volcado en su proyecto Bala perdida. No obstante, rondan siempre por su cabeza ideas para otros proyectos. Y es que realmente al cineasta campogibraltareño no le faltan ganas ni trabajos. A nivel profesional ha ejercido como ayudante de montaje en dos películas, un documental, y en la última etapa ha realizado prácticas de montaje en la serie El secreto de puente viejo. Por lo demás realiza muchos cortometrajes, tanto de él como de amigos, y prueba diferentes puestos, "pero sobretodo me dedico a escribir, dirigir y montar". Y todo ello con 22 años, demostrando no sólo un gran talento sino el principio de la subida.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios