Magda Bellotti, 25 años con el arte contemporáneo

  • La algecireña abrió sin teléfono y hoy su galería se ha convertido en una referencia

Magda Bellotti es una rara avis no sólo en Algeciras, sino en el Campo de Gibraltar. En realidad todos los de su oficio lo son. Por eso es noticia que su galería de arte contemporáneo haya cumplido 25 años. Son las bodas de plata del matrimonio de la algecireña con esa infinidad de artistas que, como ella misma reconoce, muchas veces no fueron entendidos. Bellotti se encuentra de visita en la ciudad y ayer presentó el catálogo que ha publicado para conmemorar el cuarto de siglo en la brecha. Es en realidad el diario de a bordo de su larga singladura en un sector sólo apto para la vocación profunda. En su edición ha participado la Fundación Municipal de Cultura José Luis Cano.

La galería Magda Bellotti abrió en Algeciras en octubre de 1982. En 1991 se trasladó de la calle Ancha a Fray Tomás del Valle y en 2001 dejó la ciudad para instalarse en Madrid. En el barrio de las Letras, en el llamado triángulo de oro -entre el Museo Thyssen, el Museo Nacional del Prado y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía-, la tierra sigue estando presente. El espacio Algeciras es alto y cúbico. "Lo dedico a proyectos específicos, a intercambios con otras galerías y siempre hay una exposición de un artista emergente. El nombre se presta a la confusión. Mucha gente sigue pensando que continúo con un espacio aquí. Lo tengo, pero en la cabeza, no físicamente", relató ayer.

Abrir una galería en Algeciras en el 82 era una aventura. "Hoy es inviable hacerlo de aquella manera, con una mesita, una silla, yo sola y sin teléfono", recordó ayer. "Mi proyecto tenía que ver con el arte contemporáneo e iba a mirar a la gente del Campo de Gibraltar. Pero también decidí que la galería iba a tener ámbito nacional y que iba a contar con gente de fuera".

"Después de 40 años de desierto la cultura era algo que había que cuidar. Yo siempre he sido como muy de izquierdas, muy de tal. Yo quería que la cultura funcionara aquí, tenía que haber arte contemporáneo, la gente se tenía que acostumbrar a ver los nuevos lenguajes", reflexiona.

Fueron tiempos cargados de las dificultades y las anécdotas que incrusta en Plata, su catálogo-diario de los 25, también escrito por su hermano Evaristo. En el 83 visitó la galería Antonio Ordoñez, el torero que inspiró a Hemingway. Ordoñez soltó que no era necesario matar a los toros en la plaza. "El revuelo que provocó a mí me vino muy bien, ya que al día siguiente toda la prensa nacional se hacía eco de sus palabras y a la galería le hizo una publicidad inesperada", escribe quien se confiesa antitaurina.

De la trayectoria de Bellotti gotean más de 200 exposiciones, decenas y decenas de artistas y ferias en todo el mundo. Plata I y II son dos de esas muestras, la convocatoria de autores con los que mantuvo "una relación más estrecha" y con la que en Madrid se celebra la inopinada efeméride.

El arte con el que trabaja la algecireña ahora reside en aquel triángulo de oro a tiro de AVE. Al cabo de 19 años en Algeciras se produjo el momento inevitable, por razones "obvias". "O daba el salto o me quedaba anquilosada, porque desgraciadamente Algeciras, por su ubicación geográfica, está en las antípodas de cualquier manifestación contemporánea y sobre todo de coleccionismo. Yo tenía que empezar ya a ir a ferias fuera de España. La galería tenía que crecer y el sitio obvio era Madrid. A raíz de abrir en Madrid la galería se ha expandido. De repente ha encontrado su sitio en el mercado nacional y en el grupo de galerías nacionales, en el que tiene su peso específico y es un referente. Hay muy pocas galerías que hayan cumplido 25 años", explica Bellotti.

"Siempre será poco lo que podamos dar si se tiene en cuenta lo que Magda ha aportado a Algeciras. Es un icono rompedor y vanguardista", consideró ayer Inmaculada Nieto, la delegada de Cultura de la ciudad. Algeciras es en realidad la protagonista indiscutible del catálogo Plata. Por él desfilan personas, personajes, obras, artistas y sucesos que forman parte de la historia artística moderna del municipio. Gracias a Magda Bellotti, que abrió sin teléfono.

200

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios