'Madres invisibles', visibles en Cannes

  • El proyecto del gaditano Lorenzo Benítez es uno de los 5 finalistas del certamen internacional Mipdoc

Todas las historias merecen ser contadas. Sobre todo si rompen con el silencio del tabú. Todas las historias merecen ser contadas pero, aún más, si con su relato arrojan luz a lo que permanece en la oscuridad. Todas las historias merecen ser contadas pero algo distinto, genuino, habrá encontrado el jurado del Mipdoc Cannes International Pitch en las Madres invisibles del gaditano Lorenzo Benítez para escoger su proyecto entre los cinco futuros documentales que se han presentado este año al prestigioso certamen.

"Ser madre fuera del matrimonio es un delito para las mujeres en Marruecos", explica el director, productor y guionista de este documental en preproducción cuyo teaser se exhibirá los próximos días 5 y 6 de abril en Cannes dentro de este escaparate internacional de proyectos que es Mipdoc. Una cita a la que el pasado año se presentaron 152 propuestas, siendo 6 las seleccionadas. Este año, Madres invisibles es una de las 5 finalistas. "Estamos muy contentos porque el festival da pie a conseguir apoyos financieros y de distribución", se congratula el periodista y realizador que, a través de la Asociación Pro Derechos Humanos, a la que pertenece, contactó con la asociación 100% Mamás de donde salen las historias que se contarán en este documental.

"Sobre todo tenemos una historia principal, la de una chica (aún no queremos dar el nombre) de El Jadida que se quedó embarazada y, al no ser aceptada por los miembros masculinos de la familia, sobre todo por el padre, huyó a Casablanca donde estuvo trabajando en fábricas ocultando su maternidad. Cuando le hablaron de la asociación partió a Tánger y allí la ayudaron a tener a su hijo. Ahora, después de tres años, trabaja como educadora en 100% Mamás ayudando a chicas que están pasando por circunstancias iguales o parecidas a la suya", adelanta Benítez que quiere abordar esta historia desde el punto de vista de "la esperanza" y con un enfoque "constructivo". Así, casi con toda posibilidad, la pata principal del documental se asentará sobre "el regreso" de la joven al hogar familiar.

Además de este relato, el realizador y su equipo tocarán otros asuntos colindantes con la maternidad fuera del matrimonio en Marruecos como el tema de los niños abandonados, la "hipócrita" perspectiva de la libertad sexual y la situación de estas mujeres a la hora de parir a sus hijos ya que, al ser delito "incluso con penas de cárcel y con el estigma social que significa", la asistencia en los hospitales y el momento del parto son "complicados". Sin embargo, Madres invisibles mostrará "el protocolo de actuación" que se tienen con las madres solteras en el hospital Mohamed VI, un protocolo acordado con 100% Mamás. "Es el único hospital que cuando llegan madres solteras avisan a la asociación, que manda a una de sus asistentas", narra Benítez.

Madres invisibles es una historia con muchas historias que merece ser contada. Su creador también espera que así lo considere el público. Por eso, cualquier interesado podrá ayudar a que Madres invisibles consiga ser visible a través del crowdfunding. Y es que hoy arranca la campaña en busca de micromecenazgo para el presupuesto del rodaje con la plataforma Verkami. "Del presupuesto que se pide, el 25% irá destinado a 100% Mamás a través de servicios que nos facilitarán al equipo durante el rodaje como el catering, vehículos, asistencia...", argumenta el director que quiere, "de alguna manera", que este documental también revierta en 100% Mamás de Tánger, incluso más allá de la visibilidad que se le dará a la asociación en la cinta.

El rodaje que, aproximadamente, tendrá la duración de un mes, comenzará "posiblemente en junio o, bien, ya después del Ramadán, a partir de septiembre", explica Lorenzo Benítez, que ya ha invertido dos años de investigación, unos 3.000 euros y que se acompaña de un equipo formado por la periodista especializada en género Helena Madico, el realizador Óscar Clemente como coguionista, la editora Mariluz Domínguez, Valentín Romero, socio de Benítez en la productora y distribuidora 3boxmedia que presenta el proyecto en Cannes, la antropóloga Eva Cote, Palacio Films, distribuidora en París, y Trucotran en la postproducción.

Un equipo de trabajo que se irá ampliando ya que Madres invisibles es un proyecto transmedia, donde conviven diferentes lenguajes y artes. "Esto se irá haciendo más patente con la web", dice Lorenzo aunque, realmente, ya tiene varias ideas rondándole por la cabeza.

Pero, por ahora, la búsqueda del micromecenazgo con Verkami y el inminente viaje a Cannes para el Mipdoc ocupan los pensamientos de este periodista que, una vez más, eso sí, esta vez "con un lenguaje narrativo", hace visible lo invisible.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios