López narra su experiencia como apoderado en el curso sanroqueño

  • La primera sesión de estas jornadas tiene también como protagonista la figura de José Tomás y su concepto del toreo. Este ciclo se desarrolla en la sala cultural de la plaza de toros de San Roque

El toreo de José Tomás y la relación entre el apoderado y el torero abrió ayer la primera jornada del V Curso de Tauromaquia Ciudad de San Roque que se desarrolla en esta ciudad hasta mañana sábado.

El matador de toros y apoderado Santiago López fue protagonista de un coloquio en el que describió durante una hora la relación entre el torero y el apoderado. El diestro granadino recordó sus comienzos como torero y de cómo le surgió la afición. "Recuerdo que gracias a una corrida que vi de Miguelín me entró las ganas de ser torero. Desde ese momento tuve claro que no quería hacer más tejas y ladrillos en el taller de mi padre" apuntó López.

Después de su trayectoria como matador de toros, Santiago López señaló que decidió ser apoderado de toreros. "Me llamó Antonio Ordóñez, con quien me unía una gran amistad, y me dijo que apoderara a José Antonio Campuzano, a partir de ahí comencé a coger toreros y hasta hoy" indicó el apoderado.

Durante si intervención López fue desgranando las distintas experiencia vividas con sus poderdantes, entre los que han destacado El Fandi y José Tomás. " Estoy muy orgulloso de haber contribuido a que toreros como El Fandi y José Tomás los pusiera en el camino de ser figuras. Eso es algo muy bonito, aunque luego la cosa terminara".

El apoderado granadino destacó las dificultades que tienen los apoderados independientes como es su caso. "Hay dos tipos de apoderados, los grandes que tienen plaza y que ven al torero como un negocio, y los independientes, donde quien tiene valor es el torero" aseguró López.

La sombra de José Tomás también fue protagonista en la tertulia de Santiago López, quién señaló que el diestro de Galapagar tiene personalidad, algo que no tiene muchos toreros. "José Tomás es distinto a todos, como persona y como torero. Lo que ocurre es que ha entrado en una espiral en la que la gente que va a verle a la plaza, aparte de verle torear hay algunos que solo quiere ver como le coge el toro y cuando eso no ocurre sale decepcionado de la plaza" apuntó.

Por último, López afirmó que de un torero valora sus ganas por llegar a lo más alto y ser diferente a los demás. "Un torero nunca puede estar tranquilo porque lo apodere una casa grande. Al revés tiene que estar viviendo en torero las veinticuatro horas y pensando continuamente en su profesión" concluyó.

Antes de la intervención de Santiago López, se celebró una mesa redonda en la que participó el empresario Curro Escarcena, el matador de toros Miguelete, el aficionado José María García Candón y el crítico Andrés Ruano, que disertaron en profundidad sobre José Tomás,moderado por Juan Escalante.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios