Juaíto ofrece un espectáculo cercano envuelto en magia

  • El mago mental interactúa con el público del teatro Florida

De riguroso negro apareció ayer sobre el escenario del teatro Florida de Algeciras el mago mental Juaíto. El espectáculo Déjà-vu prometía ilusionismo, el juego del mentalista y el calor de los aplausos. Aunque no se congregó a un gran público, sí fue el suficiente para disfrutar de un show cercano y tranquilo de la mano de este sevillano afincado en Bolonia (Tarifa).

Sobre las tablas del renovado teatro algecireño decoró una especia de habitación con una lámpara, un par de cuadros que simulaban ser cartas de juego, un gran cartel que dejaba constancia del nombre del número de magia, así como un gramófono, un reloj antigua y varias pizarras. Juan Pérez Carrasco, conocido como Juaíto, desplegó sus trucos de magia ofreciendo un intenso monólogo, a veces convertido en diálogo al interactuar con el público, a ayudándose de una joven.

El apoyo de la gente de las butacas se demostró fundamental para el desarrollo del show. Como animador no dejó de llamar a voluntarios al escenario, a los que envolvía con sus trucos. Pidió una letra a un joven, éste pensó en la "j" de Juaíto, la cual el mentalista acertó. Juegos como ese y muchos más fueron animando a la gente bajo la tenue voz del artista, la tranquilidad acompañada por un hilo musical cargado de calma y paz.

Mientras iba hilvanando uno a uno los número preparados se deshacía con anécdotas y desgranaba su historia. "Desde muy pequeño me dio por la magia, con siete años me subí por primera vez a un escenario y con 17 me di cuenta que el mentalismo era el master de la magia", explicaba mientras seguía haciendo sus trucos, los cuales cuentan con un gran esfuerzo y entrenamiento de más de seis horas diarias, como el mismo desveló.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios