Jerez acogerá este jueves la subasta de un boceto de Goya

  • Medina Subastas adquiere la obra del pintor que tendrá un precio de salida de 60.000 euros La pieza procedía de la familia de un comerciante de Cádiz que acogió al artista aragonés

Tras dos años de intensas negociaciones con los propietarios, la empresa jerezana Medina Subasta tiene por fin en sus manos un boceto de Francisco de Goya que llevará a subasta el próximo 9 de julio, a las 19 horas, en el Hotel Tryp, junto a otros lotes hasta llegar a 357. Una pieza procedente de una colección particular de la ciudad de Cádiz, que es familia directa de Sebastián Martínez, afamado comerciante que acogió al pintor en su casa debido a su grave enfermedad. "Es una obra que siempre ha estado en esta familia, nunca ha salido a la luz, ni se ha vendido. Ellos siempre la han tenido en un caballete como obra de Goya", comenta Agustín Medina, uno de los socios de la empresa junto a Enrique Moraza. La obra cuenta con su certificado por el doctor Morales y Marín y un análisis de pigmentos por el doctor Parra, en los que se destaca que fue ejecutada entre 1815 y 1820 que recoge una secuencia del cuadro El 2 de mayo de 1808 en Madrid o La carga de los mamelucos. "Obra que evidencia con gran precisión la grafía pictórica de Francisco de Goya, con soluciones usuales en los bocetos del artista ofrece varias similitudes en su ejecución con el boceto para el citado cuadro del Museo del Prado. No se trata de un estudio preparatorio para dicha obra, sino de una recreación posterior, a la que el artista ha añadido en su parte derecha la figura de la Reina María Luisa de Parma, esposa de Carlos IV, en una simbología de difícil interpretación. La obra tiene pruebas indudables de la autoría de Francisco de Goya y Lucientes", apunta Morales. Respecto a los pigmentos, Parra precisa que "la preparación es típica de la primera mitad del XIX y bastante habitual en la pintura estudiada de Goya".

Las personas que no puedan acudir a la subasta, podrán hacer sus pujas vía telefónica para esta obra, u otras, que será el lote número 23, con un precio de salida de 60.000 euros, y se desconoce hasta qué cifra se puede llegar. "Clientes puede haber muchos, desde coleccionistas particulares que quieren hacer una inversión o bien la galería o el comerciante que le vea un repunte a la pintura y luego quiera defenderla más adelante", apunta Medina, que destaca que no hay que irse ya "a Madrid, Londres o Barcelona para ver subastar un Goya, Jerez ya tiene esa posibilidad". Por ahora es la obra más destacada que ha subastado esta empresa jerezana, nacida hace dos años de la mano de dos jerezanos, "porque Jerez es nuestra tierra y nos gusta apostar por ella. Aquí ha habido mucho gusto por las antigüedades y el coleccionismo", añade. Un negocio que ambos socios conocen bien ya que son expertos en joyería y restauración y ya habían trabajado además en subastas, "vimos una oportunidad de mercado aquí y estamos creciendo poco a poco".

Además de esta obra de Goya, el jueves se subastarán otras muchas piezas también de valor como grabados, esculturas, muebles, artes decorativas, plata, joyas, relojes, abanicos... Un óleo de Jiménez Aranda, de Baldomero Ressendi, una talla de Ortega Bru, mantones de manila, abrigos de jaguar, vajilla, plata... Un catálogo desde 10 euros, "para el que antes hemos hecho una gran selección. No sacamos a subasta cualquier cosa". "Somos -concluye- una sala generalista, no nos encasillamos sólo en arte moderno o antiguo, sino que tocamos todos los palos de pintura, escultura, joyería, artes decorativas... Nos apasiona este mundo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios