Identidad y misterio

Lo mejor y más interesante de XXY, debut en la dirección de Lucía Puenzo (hija de Luis Puenzo, director de La historia oficial), Premio de la Semana Internacional de la crítica en el pasado festival de Cannes y candidata al Oscar por Argentina este año, no reside en la osadía ni la valentía con la que se enfrenta a un asunto delicado como la identidad sexual de una adolescente hermafrodita. Lo mejor y más interesante de esta cinta se concentra en las texturas y la atmósfera de extrañamiento de su primer tercio, un bloque cinematográfico presidido por una mirada impresionista que se acerca a sus personajes y a su historia, aún incipiente, apenas sugerida, a través de un cuidado manejo de las formas, la fotografía, la planificación, el montaje y el sonido que nos recuerda a la escritura de Lucrecia Martel (La ciénaga y La niña santa). Lucía Puenzo recrea así una atmósfera enrarecida y fantasmal para acercarnos a unas criaturas que, pronto lo descubriremos, viven un peculiar drama de identidad en los paisajes de una pequeña localidad costera uruguaya. Un cine de sensaciones, atento al detalle, preside este poderoso y sugerente arranque, en el dibujo de una cotidianidad impregnada de misterio y ambigüedad, en el trazado sutil y elíptico de los movimientos de unos personajes a los que vamos (re)conociendo poco a poco, sin prisas, sin ese molesto determinismo psicológico de la escritura. Sin embargo, es esa misma ambigüedad la que, poco a poco, irá borrándose para dar paso al la obviedad literal del drama, a una cierta fórmula (forzada incluso, como en la secuencia del intento de violación en la playa) que, ya sí de manera más directa y explícita, nos enfrenta al conflicto (personal, entre padres e hijos, entre la comunidad y la familia), al camino más recto, señalizado y didáctico en el que se van a dirimir las grandes preguntas, los grandes discursos, los grandes gestos de una película que renuncia a su misterio inicial para escorarse (con Ricardo Darín al mando de la operación) hacia el melodrama de tema delicado y diferente, políticamente correcto y conciliador.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios