Cultura

Horizontes poéticos

  • El sello Neu publica un álbum del percusionista valenciano Miquel Bernat y su conjunto Drumming dedicado a la producción para percusión de José Manuel López López

El conjunto portugués Drumming, fundado y dirigido por Miquel Bernat. El conjunto portugués Drumming, fundado y dirigido por Miquel Bernat.

El conjunto portugués Drumming, fundado y dirigido por Miquel Bernat. / susana neves

José Manuel López López (Madrid, 1956) se mantiene como una de las voces más originales y prestigiosas de la composición española actual. Vinculado desde antiguo a París, en cuya universidad y conservatorio sigue trabajando como profesor, la música de López López ha sido relacionada desde siempre con el universo del espectralismo de Gérard Grisey y Tristan Murail, una influencia que él reconoce entre otras muchas: "Es sólo un trocito de mí. Hay otras influencias. Una de las más importantes es la de Horacio Vaggione, la personalidad musical que me hizo comprender qué hay después de la nota. Igual que en biología, medicina o química han descubierto un territorio que no es sólo el de la superficie, en música ha ocurrido lo mismo: hay muchas partículas, elementos del microtiempo, que están ahí, y en eso Vaggione ha sido fundamental. Pero también Stockhausen, Carter o Donatoni me han influido en uno u otro sentido. Uno se deja influenciar para construirse a sí mismo. Con todo eso luego haces tu propia música".

Una música que ha sabido expresarse en infinidad de géneros y medios diferentes. Por ejemplo, a través de la percusión y gracias en gran medida a la relación con Miquel Bernat (Benisanó, Valencia, 1966), miembro del grupo Ictus en Bélgica y fundador y líder del conjunto Drumming en Oporto, donde actualmente reside. Ha sido precisamente con este conjunto con el que Bernat ha llevado al disco cinco obras para percusión que forman el grueso de la producción de López López en este sector de su catálogo: "Tengo una más para vibráfono, Cálculo secreto, que se ha tocado mucho, pero estaba grabada ya por Miquel y por eso decidimos no incluirla. Luego hay una obra para caja, muy cortita, que no la hemos incluido porque quiero hacer con ella una versión más larga". Para el compositor madrileño, la figura de Bernat ha sido un estímulo esencial, "pero no sólo para mí, sino para un montón de compositores de mi generación y de la suya. Porque es de los que se implican de verdad en el proceso compositivo, de forma práctica".

"Cálculo secreto nació un par de años después de que nos conociéramos, allá por 1992, cuando yo vivía en Holanda", comenta el percusionista valenciano. "Es una obra que se toca ahora en todos los rincones del mundo. Y este CD nace por el vínculo de amistad forjado a partir de una colaboración artística tan prolongada. Se trata además de un plan de Drumming para crear programas monográficos de compositores actuales que luego son llevados al disco. Tenemos ya Mares de António Chagas Rosa, Pocket Paradise de Jesús Rueda, Step by Step de António Pinho Vargas y Unreal de Bernardo Sassetti, y preparamos ahora otros con Luís Tinoco y Daniel Bernardes". El trabajo estrecho con los compositores es fundamental para Bernat: "Les hacemos encargos para diversas formaciones, incluyendo obras a solo. Con esto obtenemos una perspectiva histórico-temporal del compositor, nos da una perspectiva de la evolución de cada autor, algo que nos interesa mucho: la transformación y maduración estilística del compositor. Y a su lado, propiciar la creación de un repertorio variado por color y tipo de música: a solo, de cámara, con electrónica, etc.". Para López López este tipo de trabajo es crucial para un compositor de hoy: "Ya no se puede componer en abstracto. En mis clases de composición en París trabajamos mano a mano con los intérpretes. Y a lo largo de mi carrera he desarrollado mucho este tipo de vínculos: por ejemplo, con el pianista Alberto Rosado o con la violinista Anne Mercier".

Las cinco obras que componen el CD reflejan esta diversidad buscada por el conjunto portugués y van de Ekphrasis de 2001 para marimba a Vibrazoyd (2012) para vibráfono y electrónica, una obra que busca la integración indistinguible de los sonidos electrónicos e instrumentales. Entre medias, quedan Estudio II sobre las modulaciones métricas (2003), pieza para cuarteto de percusión dedicada a Stockhausen y Carter; African Winds II (2005), para dos marimbas y vibráfono, en la que se explora de forma muy singular la relación entre armonía y timbre; y Haikus del mar (2010), para sexteto, que se graba por primera vez. "La creatividad de José Manuel es tan rica y el germen de cada obra tan dispar que cada una de ellas parece concebida por un compositor diferente. Es luego, escuchando y conociendo un poco más su música, cuando empiezas a encontrar el elemento unificador, una línea personal dentro de la diversidad, que manifiesta esa capacidad de inventarse en cada una de sus obras", opina Bernat.

Para el compositor madrileño, su música tiene un pie en la ciencia y otro en la poesía, y en este sentido destaca la importancia de una estancia de seis meses en Kyoto, becado por el gobierno francés. "Me encontré con una cultura, una música y unas relaciones personales por completo diferentes a lo que conocía. Aquello me marcó. Me hizo reconocer otro tipo de emociones y de situaciones poéticas y sonoras. Una serie de obras que han sido importantes en mi catálogo, como Viento de otoño, El perfume de la luna o El arte de la siesta, están inspiradas por haikus y otro tipo de formas poéticas japonesas. La cuestión técnica era para mí importantísima (y sigue siéndola), pero el contacto de manera frontal con el mundo poético japonés me hizo profundizar en algunas cuestiones y buscar esta especie de cuadratura del círculo entre lo poético y lo técnico".

La grabación del álbum se ha concebido en formatos estéreo, surround 5.1 y 3D para instalaciones sonoras (accesible en la web mediante un código) y su plasmación física tiene la elegante belleza de todos los productos de Neu, el sello barcelonés de Santi Barguñó. "Estoy muy contento", comenta el compositor madrileño. "Desde la elección de la foto de portada hasta la decisión del orden de las piezas, todo está hecho con un cuidado exquisito. Además, el trabajo con los músicos ha sido de una profundidad como pocas veces he tenido ocasión de conocer en una grabación. Este es un disco que me representa completamente."

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios