En Hansala ya nadie cruza el Estrecho

  • Chus Gutiérrez, tras grabar en Algeciras, traslada a Los Barrios el rodaje de su próximo filme, que después de esta semana irá a Marruecos. Directora y reparto hacen un hueco para hablar de una terrible historia

Comentarios 3

En nuestras playas sobran amaneceres negros. Algunos de ellos se recuerdan de forma especialmente infame. En octubre de 2003 Rota encontró en sus orillas 37 cadáveres de inmigrantes cuyos sueños de un futuro mejor devoró el mar. Para algunos su muerte resultó ser más triste que su vida. Trece acabaron enterrados en Los Barrios -el último de ellos tres años después-, sin una llamada que los reclamara ni nadie que los llorara. Ayer en ese tanatorio Chus Gutiérrez rodó una película que parte de esta historia. Se llamará Retorno a Hansala. De Hansala procedía más de una decena de las víctimas de Rota. La cineasta recordó que en Hansala, una pequeña aldea del Atlas marroquí, ya nadie cruza el Estrecho.

La filmación del nuevo trabajo de la directora granadina se ha trasladado estos días a Los Barrios, donde permanecerá esta semana para a continuación embarcar hacia Marruecos. Atrás queda la grabación en Algeciras, donde la producción mantiene el cuartel general. Por cierto, a Gutiérrez el Reina Cristina le recuerda la estética del hotel de El resplandor de Stanley Kubrick. El tanatorio no es lugar para el jaleo y ni siquiera el rodaje rompe la política de silencio del edificio, más a estas horas de la tarde. Está acabando la jornada.

Por allí está Martín Zamora, gerente y propietario del tanatorio. Un día sonó su móvil y se enteró por la propia Chus Gutiérrez de que la realizadora ideaba un filme tras conocer la noticia de las ropas de la patera que buscan una identidad, expuestas en las aldeas pobres de sus pobres habitantes. "Es una película tremenda que es lamentable que exista por las cosas que cuenta", comenta Martín justo al lado de quien le encarnará en la gran pantalla, José Luis García Pérez.

La trama acompaña el regreso a su tierra de uno de los cadáveres. Farah Hamed, nacida en Tetuán y criada en Algeciras, es la hermana de la víctima en el que es su primer papel protagonista. En la ficción encuentra el apoyo de la actriz algecireña María del Águila, debutante, y con García Pérez viaja no sólo físicamente. "Los dos están cerrados y endurecidos por la vida. Reconocen a través del otro su humanidad en una experiencia que les abre al mundo. Esta es realmente la película. Ellos sufren una transformación a través del periplo", detalla Gutiérrez.

"Como película lo que me parece más interesante es que se trata de una road movie. Es una base sólida para contar la historia que se quiere contar. El tema evidentemente nos toca a todos", interviene García Pérez, al que poco antes ha vacilado por su presunto parecido con Martín, el del tanatorio, Antonio de la Torre, Goya 2007 al mejor actor de reparto por Azuloscurocasinegro. Hablando de Goya, se deja ver Sandra Hermida, nominada este año en la categoría de mejor dirección de producción por El orfanato.

El silencio y el acción han terminado por hoy y, mientras se recogen cables y focos, Chus Gutiérrez se aleja del propósito documental del filme. "Las películas no se hacen para denunciar. Lo importantes es transmitir emociones y sentimientos. La misión del cine es hacer sentir lo que esas personas sienten", explica.

Directora de El calentito, Insomnio o Alma gitana, Gutiérrez revela que generalmente escribe "sin pensar en los actores" antes de confesar que le costó una barbaridad encontrar a Farah, que ahora le responde con "mucha ilusión y muchas ganas", precisa la actriz. "Farah ("encontrarla fue un regalo") y José Luis son los narradores. A través de ellos vivimos la historia", tercia la jefa. Alonso Rojas, alcalde barreño, recuerda en este punto que esa historia fue "un impacto terrible" en su momento en la zona.

De la comarca habla en dos sentidos Gutiérrez. Porque aquí se produce "un contacto constante con esta tragedia" y la película también habla "de toda esa gente que la vive por su propia piel" y porque aquí, tras días de trabajo, se confiesa muy a gusto. "Estamos encontrando un montón de apoyo", subraya.

Es tarde y mañana será otro día. Toca recobrar fuerzas. Aún queda mucho camino de retorno.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios