Gran tarde de rejoneo con Hermoso y Ventura en Huelva

  • El navarro corta cuatro orejas y un rabo en una actuación muy importante · El sevillano consigue tres trofeos · Bohórquez, con un mal lote, es silenciado

Comentarios 1

Buen espectáculo de rejones el que tuvo lugar ayer en la plaza de toros de La Merced, donde un serio y templado Pablo Hermoso de Mendoza cortó cuatro orejas y un rabo y un espectacular Diego Ventura cortó tres.

Pablo Hermoso de Mendoza estuvo muy brillante con su primer oponente. El navarro ejecutó un vibrante tercio de banderillas en el que nunca perdió la cara al toro. Destacó la actuación sobre Fusilero de una manera emotiva que puso al público en pie. Ante el quinto, el mejor toro del encierro, que tuvo nobleza, gran faena, que resultó emotiva y vibrante, destacando en banderillas con Chenel e Ícaro, un animal muy agresivo que quería morder al toro. Una actuación sin fisuras y con ligazón. La plaza, convertida en un delirio, solicitó como premio hasta el rabo, que la presidencia concedió. El último rabo en esta plaza lo consiguió este rejoneador estellés.

Diego Ventura también dio pruebas de su capacidad. El rejoneador sevillano cortó una oreja a su primero, manso, tras una faena en la que sobresalió en un par de pares al quiebro, montando a . La faena, que caló en el público, tuvo como borrón un rejón de muerte defectuoso. Ventura tuvo que descabellar desde el caballo debido a una lesión -fractura de tibia- de la que se recupera y lo consiguió al segundo intento. Con el sexto, otro astado manso y deslucido, Ventura se entregó y brilló en varios pasajes, principalmente a lomos de Manzanares y de Morante, dos de sus caballos referentes.

Abrió cartel Fermín Bohórquez, que contó con el peor lote y estuvo voluntarioso. Sobrio e inteligente, realizó una labor clásica ante su primero, que se refugió en tablas. Con el cuarto, otro toro descastado, se esforzó de nuevo sin conseguir frutos.

Como aperitivo de las Colombinas, en la jornada anterior, con lleno, se celebró un festejo de promoción en el que se lidiaron seis reses de Hermanos Garzón. El ganadero José María Garzón dio la vuelta al ruedo con Fran Gómez en el quinto. El matador de toros Juan Antonio Millán Carnicerito de Úbeda, que ejerció de director de lidia en clase práctica, cortó una oreja. Gonzalo Montoya (Escuela Taurina de Sevilla), oreja. Manuel Rodríguez (Escuela de Écija), ovación tras aviso. Carlos Ruiz, (Escuela Paquiro de Chiclana), ovación tras aviso). Fran Gómez, (Jerez), dos orejas. Javier Jiménez, (Escuela de Espartinas), ovación tras dos avisos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios