Félix J. Palma y Rebeca Tabales reciben los premios Ateneo de Novela

  • Luis Manuel Ruiz ve la obra del sanluqueño, 'El mapa del tiempo', como "una fiesta de la literatura que nos deslumbró" · Soledad Galán considera "casi inclasificable" el libro ganador de la modalidad joven

Félix J. Palma (Sanlúcar de Barrameda, 1968) y Rebeca Tabales (Madrid, 1981) recibieron ayer los premios Ateneo de Sevilla y Ateneo Joven, fallados el pasado junio. Una imaginativa inmersión en la Inglaterra victoriana en la que una empresa ofrece traslados al futuro (El mapa del tiempo) y el relato de tres personajes heridos y su empeño de encaminarse hacia la luz (Eres bella y brutal) son las propuestas galardonadas en la última convocatoria.

Palma confesó que el detonante de su ficción fue la relectura, hace un par de veranos, de La máquina del tiempo, de H. G. Wells. El reencuentro con esta obra, que había cautivado al autor de niño, le causó esta vez una impresión diferente. "Entonces me di cuenta de que, de pequeño, me encantaba porque creía que la ciencia inventaría una máquina así, pensaba que esa creación sería posible pronto", asegura. La misma presunción, dedujo, que tendrían los lectores coetáneos a Wells, inmersos "en una época en la que la ciencia había llenado la vida de maravillas". Fue así como el escritor empezó a tramar una novela ambientada en este escenario de portentos y esperanzas, lo que más tarde sería "una historia de amor, de aventuras, pero también una reflexión sobre la naturaleza del tiempo, que es la sustancia de la que estamos hechos los seres humanos".

Para Luis Manuel Ruiz, que presentó ayer a Félix J. Palma, El mapa del tiempo es "una fantástica fiesta del tipo de literatura que nos ha deslumbrado desde que éramos niños". El autor de El ojo del halcón, hermanado con Palma en la defensa de una narrativa que aúna el entretenimiento y la calidad, agradeció al Ateneo su apuesta, ya que "no es común que premios vinculados a instituciones distingan novelas de género". Más cuando, lamenta, "todavía existe en los suplementos esa dicotomía entre la literatura para entretener y la que se hace en el bronce".

Más allá de "la sanísima intención de hacer una literatura honesta que enganche al lector", Luis Manuel Ruiz ve en El mapa del tiempo "un estilo cuidadísimo, en el que queda de manifiesto el interés de Félix por las metáforas y la sintaxis y una serie de recursos posmodernos como la ironía o el uso del flash-back y el flashforward, como ahora dicen".

Hasta que participó en el Ateneo Joven con su primera novela, Rebeca Tabales no había recibido crítica alguna sobre su obra. Ayer, Soledad Galán, encargada de presentar el libro, dedicó a la autora novel los primeros elogios. "Cuando me enfrento a una primera obra, no tengo miedo a que me defraude porque no tengo referencias de quién la escribe, pero sí temo que no me sorprenda. Pero la novela de Rebeca es de las que te sorprende desde la primera línea", sostiene. Eres bella y brutal posee, continúa Galán, "la forma y amplitud de las novelas, pero está escrita con la contención de un cuento". Y, por lo que parece, elude las fórmulas convencionales. "Es un ambiente religioso el que retrata, pero no es una novela religiosa ni moral; es un ambiente de aprendizaje, pero no es una novela de iniciación. Es casi inclasificable".

Con la publicación de Eres bella y brutal -retrato de "tres personajes obsesionados", una estudiante, una monja y el hermano de ésta, que defiende una misión en Ruanda-, Tabales se ha topado con "una serie de casualidades numerológicas. Terminé el libro un 13 de abril, la niña protagonista tiene 13 años, hay 13 años de diferencia entre Félix y yo, y he ganado el Ateneo Joven en su edición número 13. Pero espero que nadie se deje influir por la superstición", bromea.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios