Fantasías virtuosísticas en el cierre de Santa Isabel

El Gruppo Seicento fue creado en Milán en 2002 por jóvenes de diferentes nacionalidades que estudiaban por entonces en la capital lombarda. A Sevilla llegaron esta vez en formación de trío, si bien el único que de verdad tuvo que desplazarse fue el clavecinista italiano Davide Merello, ya que el violinista chileno Raúl Orellana reside en la ciudad, igual que el gambista Rami Alqhai, sevillano de nacimiento. En programa, un intenso paseo por la música camerística del primer Barroco italiano y del Barroco medio alemán, un repertorio todo él dominado por la sorpresa, la fantasía y el sentido de la improvisación.

A partir de una base técnica de extraordinaria solidez, lo que admira del conjunto es la frescura y la naturalidad con la que recrea el estilo de la época, merced a interpretaciones de gran vitalidad, depurado virtuosismo y un trabajo admirable sobre las ornamentaciones, elemento clave para entender el sentido último de estas obras. Cierto que la viola de Alqhai quizá tuviera un sonido demasiado grueso para las gráciles florituras de las tempranas piezas italianas, pero la elegancia y la agilidad de las articulaciones convirtieron el aspecto tímbrico en algo simplemente anecdótico. Soberbio broche a la décima edición de un ciclo imprescindible.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios