Canales Rivera pierde un trofeo por la espada en su debut venezolano

  • Víctor Janeiro, que también debutaba, cortó el sábado una oreja en Maracay

La Plaza "César Girón" de Maracay, registró poco más de un cuarto de aforo para presenciar la tercera y última corrida de Feria de San José, celebrada el domingo.

La corrida que había despertado expectación por las bonitas hechuras de los bureles de los Arangüez , fue de total decepción rayando en el aburrimiento, aunándole además la complaciente actitud de la autoridad a la hora de otorgar los premios. Los toros, fueron parejos de presentación, pero mansos, parados, sosos, sin recorrido, sin fuerzas, destacando por su nobleza y recorrido el lidiado en segundo lugar.

Canales Rivera, que debutaba en Venezuela, destacó por su saludo de capa con una larga cambiada, y algunas verónicas. En la muleta sus deseos se estrellaron ante un toro soso, parado y sin fuerzas, además de caer en la arena varias veces. Mata de un pinchazo y estocada. En su segundo, la faena tuvo el mérito, de la porfía y ganas, además de una continua insistencia por lograr que el toro embistiera. Destaco en varias tandas de naturales, que hicieron mérito para el acompañamiento musical. Su fallo a espada le evito el corte de al menos una oreja. Su balance por tanto fue de palmas y ovación.

Gabriel Picazo, se llevo el toro con más transmisión de la tarde. Su faena de muleta la inicio con toreros doblones para poder colocar al toro en los medios. Su mérito fue templar las embestidas de su toro, con mucha lentitud, basándose totalmente por el pitón derecho. Mato de estocada. Con el quinto, anduvo voluntarioso, pero sin tener respuesta de un burel parado. En suma, dos orejas y silencio en su segundo

Leonardo de Maracay anduvo voluntarioso ante dos parados toros. No hubo de donde sacar algo que sirviera para el lucimiento. Silencio en su lote.

La víspera, como ya se ha informado, fue el debut de Víctor Janeiro en Venezuela que cayó de pie. Entendió la forma de embestir de un toro que se salía de la suerte, y al que a base de estar y porfiar, lo hizo embestir sobre todo por el pitón derecho, realizando faena del gusto del publico. Mata de estocada trasera: oreja. Su segundo fue un toro parado, al que le realizo faena de aguante, y muy encimista, entre los pitones del toro, robándole muletazos de uno en uno. Mata de dos pinchazos y estocada. Palmas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios