Blanca del Río convierte el soporte en su punto de partida para la creación

  • La jerezana presenta en la sala Rafael Argelés de Algeciras una propuesta sugerente usando materiales como cartón y papel vegetal · A medio camino entre lo expresivo y lo abstracto expone pinturas y fotos

Sorpresa y desconcierto puede generar ese primer sorbo que se le da a su obra, mientras se digiere lo expresivo se vacía el vaso hasta encontrar ese matiz figurativo que da sentido a la percepción. El soporte marca un punto de partida para Blanca de Río. Espacios matéricos es su última propuesta personal a medio camino entre la fotografía y la pintura, que a gusto del consumidor puede degustarse hasta el 21 de julio en la sala Rafael Argelés de la Casa de la Cultura de Algeciras.

La jerezana, licenciada en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid, presentó ayer un pellizco de su forma de sentir el arte en una muestra comisariada por Nando Argüelles, conocido galerista de Sotogrande. Entre siete piezas pictóricas bajo soporte de cartón y doce fotografías se mostró de forma individual, siendo la tercera vez que expone en el Campo de Gibraltar. Junto a la concejal de Cultura de Algeciras, Pilar Pintor, hizo un recorrido detallado por cada una de las piezas expuestas.

El paseo dio comienzo por la parte pictórica. El cartón desechable tratado especialmente para su conservación da soporte al posterior germen creativo en técnica mixta. Entre piezas únicas o fragmentadas, dando sensación de "descompuesto pero estable", sin el leve tambaleo de la imagen. Y es que la materia es básica en el trabajo de Blanca del Río: "el cartón me da muchas posibilidades plásticas, lo que me aporta no me lo da el lienzo". Reconoce que este soporte le condiciona a la hora de pintar, además de adentrarse en el discurso conceptual de lo bello frente a lo efímero.

No entiende de encasillamientos, lo único que sabe es que apenas pinta en lienzo, y su mirada artística se encuadra entre lo figurativo y lo expresivo, con colores tierra que se integran en el soporte. Curiosamente, y en este hilo conductor la fotografía que también le abre horizontes artísticos es muy pictórica, y justo el material también adquiere un protagonismo especial, al yacer sobre papel vegetal, muy frágil.

Este número de imágenes cuidadosamente tratadas muestran instantes de la vida, aquellos que nunca se verían en un marco, como una persona en una revisión médica o un señor haciendo fotos, sugerentes propuestas en las que apenas se identifican a las personas. Algunas de éstas, en su formato original, encontradas en viejos baúles que quizás podrían ser desechadas pero Blanca del Río recupera jugando con ellas, haciendo incluso un collage de esa pequeña pieza en blanco y negro.

El crítico de arte Bernardo Palomo la habla de la jerezana como "una joven artista -de 28 años- que ha comenzado su transitar por el arte con una fuerte personalidad". En su pequeño recorrido ha expuesta de forma individual en numerosas ocasiones y los premios ya son su aval.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios