"No soy el favorito en esta carrera hacia la Casa Blanca"

  • McCain reconoce su desventaja frente a su rival Obama, pero cree en su capacidad de remontar el vuelo ya que queda "mucho trabajo por hacer" hasta las elecciones

El aspirante republicano a la Casa Blanca John McCain reconoció en una entrevista con Efe que parte con desventaja frente a su rival, Barack Obama, e insistió en que tiene mucho trabajo por delante antes de las elecciones presidenciales de noviembre.

"No soy el favorito en esta carrera hacia la Casa Blanca", afirmó el senador por Arizona durante la entrevista en un hotel de la capital. "Tenemos mucho trabajo que hacer", reconoció.

Pero lejos de amilanarse, McCain dice que así es como le gusta estar. Por detrás. Le gustan los retos.

Y no puede ser más claro: "Esta es una campaña competitiva. Estamos rezagados. Soy el que parte con menos posibilidades y es lo que me gusta ser". McCain lo asegura así incluso en actos de recaudación de fondos.

Esta consigna no es sólo un reflejo de las inquietudes del senador, sino también un recordatorio de su capacidad para remontar el vuelo en situaciones difíciles como lo demostró al lograr la candidatura presidencial de su partido pese a los problemas de su campaña y a no ser el favorito.

Su actual desventaja es innegable: Real Clear Politics, un sitio de internet que realiza una media de las distintas encuestas, coloca al demócrata Barack Obama por delante con más de 5 puntos porcentuales de ventaja de cara a la cita electoral.

Obama, sin embargo, no quiere echar las campanas al vuelo y ha tratado incluso de arrebatarle a McCain el título de underdog con el que se define en inglés a aquel que se espera que pierda una batalla, carrera o, en este caso, elección presidencial.

"Soy yo el que parte con desventaja", dijo el senador afroamericano en un acto electoral, tras recordar el sábado pasado que, a diferencia de él, McCain forma parte de la clase dirigente de Washington desde hace años.

Su juventud -tiene sólo 46 años frente a los 71 de McCain- y el hecho de que sea negro hacen que muchos le consideren todavía en desventaja y podrían ayudar a explicar el que no baje la guardia pese a su actual superioridad en los sondeos.

Por lo demás, McCain explicó que buscará aplacar el mensaje de "cambio y esperanza" de Obama con su eslogan de "reforma, prosperidad y paz".

"Necesitamos reformar el Gobierno y la forma en la que se hacen las cosas en Washington", apuntó el senador, una consigna similar a la que defiende Obama.

Además, dijo que devolverá la prosperidad a la alicaída economía de EEUU con rebajas fiscales y que traerá de nuevo la paz a un país en guerra, aunque no sin antes ganar el conflicto de Iraq.

"Necesitamos paz y eso se puede alcanzar, en mi opinión, al prolongar el éxito del incremento (de tropas) y al traer de vuelta a los soldados con honor, no derrotados", señaló McCain, quien dijo que eso es lo que haría Obama, quien quiere fijar una fecha para la retirada del país árabe.

McCain se mostró además convencido de que conseguirá el equilibrio presupuestario para el final de su primer mandato, en el año 2013.

Esos planes han sido recibidos con escepticismo al coincidir con un programa de reducciones de impuestos que adelgazaría las ya escuálidas arcas públicas de los Estados Unidos.

"Cinco premios Nobel y 200 economistas están de acuerdo con que mi plan económico es bueno y con que podemos equilibrar el presupuesto", recordó el senador.

Durante la entrevista, descartó que su propuesta migratoria sea idéntica a la del senador por Illinois y recordó que su rival votó cinco veces a favor de enmiendas "mortales" para el proyecto de reforma migratoria integral que fracasó el año pasado en el Congreso del partido.

En su opinión, el aspirante demócrata buscaba con esa oposición abolir el programa de trabajadores temporales. "Eso es lo que querían los sindicatos y así lo hizo", afirmó.

El equipo de campaña de Obama negó en un comunicado esas acusaciones, al insistir que las citadas enmiendas perseguían un programa de trabajadores temporales con protecciones laborales.

Ese debate es solo uno de los muchos que se avecinan y que McCain dice estar preparado y "deseoso" de entablar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios