Turquía lanza una ofensiva terrestre al norte de Iraq

  • Unos 10.000 soldados y 3.000 comandos especiales participan en esta operación, la primera incursión de gran envergadura desde el año 1997

Turquía lanzó ayer una gran ofensiva contra el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), con la incursión de unos 10.000 efectivos de su Ejército.

Al menos 24 soldados turcos murieron y varias decenas resultaron heridos durante los enfrentamientos con esta ofensiva turca, según fuentes del PKK.

Se trata de la primera incursión terrestre de gran envergadura desde 1997, antes de la captura del líder del PKK, Abdullah Ocalan, en 1999.

En otras ocasiones, los turcos tenían el apoyo de las organizaciones kurdas de Iraq, que es menos explícito en esta ocasión, ya que la Administración Autónoma Kurda del norte de Iraq teme la desestabilización de la única zona que está relativamente en calma en el país árabe ocupado.

Sin embargo, el primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, aseguró ayer en un mensaje televisado, que cuenta con el "apoyo" y la "comprensión" de la Unión Europea (UE) y EEUU, país que ofrece a Ankara desde información detallada sobre las posiciones de los rebeldes kurdos hasta apoyo tecnológico.

"Estamos manteniendo los contactos necesarios con la administración iraquí (..), continuaremos colaborando con la comunidad internacional, especialmente con Estados Unidos y la administración iraquí", señaló el jefe del Gobierno de Ankara.

Además, Erdogan subrayó que el único objetivo del ataque turco son los militantes del PKK y el Estado Mayor del ejército turco prometió poner el máximo cuidado en no dañar a civiles.

En cambio, el jefe del gobierno iraquí, Nouri Al Maliki, a quien Erdogan notificó personalmente la incursión militar, pidió que Turquía respete la soberanía de Iraq, aunque reconoció que el PKK es "una amenaza" para la seguridad turca.

La Unión Europea indicó que "entiende que Turquía necesita proteger a su población del terrorismo", pero hizo hincapié en que el país "debería abstenerse de cualquier acción militar desproporcionada y respetar los derechos humanos ".

La ofensiva comenzó ayer por la tarde, según informó la cúpula castrense de Turquía. "La operación evitará que la región sea utilizada como permanente santuario por los terroristas y contribuirá a la estabilidad y paz interna de Iraq", destaca el texto.

Las televisiones turcas aseguraron que unos 10.000 soldados participan en esa operación, incluidos 3.000 comandos especiales, y que habían penetrado 10 kilómetros en el país vecino.

Este ataque terrestre se enmarca en las operaciones contra las bases del PKK en el norte de Iraq por el Ejército turco tras haber recibido el visto bueno del Parlamento y del Gobierno de Ankara.

Esta semana, el ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Ali Babacan, advirtió de que una incursión terrestre podría lanzarse en cualquier momento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios