Los puertos deben alcanzar por ley una rentabilidad anual del 2,5%

  • El Consejo de Ministros aprueba el texto refundido de la nueva legislación portuaria para aportar mayor autonomía, autosuficiencia económica y financiera a cada enclave

Comentarios 2

Los puertos de interés general asumieron ayer el compromiso de alcanzar una rentabilidad anual del 2,5%, según el nuevo texto refundido de la Ley de Puertos que aprobó ayer el Consejo de Ministros para otorgar una mayor autonomía a cada una de las autoridades portuarias y apuesta por su autosuficiencia económica y financiera.

El trámite saldado ayer supone la culminación y consolidación de una reforma estructural con el objetivo de apuntalar el futuro del sistema portuario, básico para la economía española, por el que se canalizan el 85% de las importaciones y hasta el 60% de las exportaciones. El texto refundido consolida las pautas de crecimiento del sector portuario bajo parámetros de eficiencia, competitividad y sostenibilidad.

El camino iniciado por la nueva Ley de Puertos, fruto del consenso entre las principales fuerzas políticas, busca puertos más competitivos en una economía global, al tiempo que contribuye al sostenimiento de sectores estratégicos de gran calado social, como son la automoción, la pesca y las actividades náutico-deportivas, entre otros.

Además, otorga mayor autonomía a las autoridades portuarias y apuesta por la autosuficiencia económico-financiera. De acuerdo con las pautas fijadas por el organismo público Puertos del Estado, el sistema portuario asume el compromiso por ley de alcanzar una rentabilidad anual del 2,5%.

El texto aprobado ayer incentiva la competitividad y la eficiencia con mayor libertad tarifaria y refuerza el libre acceso a la prestación de los servicios portuarios, además de impulsar la sostenibilidad medioambiental.

La norma también potencia la política marítima atlántica, las plataformas logísticas del Mediterráneo y el desarrollo de la Red Transeuropea de Transporte. En este sentido, se obliga a que los planes de infraestructuras de las autoridades portuarias planifiquen las redes viarias y ferroviarias de acceso a los puertos, apostando de manera decidida por la intermodalidad.

Con el objetivo de fomentar los intercambios comerciales con Europa, la nueva Ley de Puertos impulsa las denominadas Autopistas del Mar. La previsión es que la explotación de estas líneas, pioneras en Europa, evite cada año la emisión de más de 100.000 toneladas de CO2 y el ahorro de costes externos del orden de 80 millones de euros.

El texto refundido de la nueva Ley de Puertos culmina así el camino iniciado en esta legislatura, que ha permitido encadenar 21 meses de crecimiento ininterrumpido en los tráficos marítimos, salvando el sistema portuario lo más agudo de la crisis económica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios