Los policías denuncian que los narcos intensifican su actividad

  • El SUP asegura que la Unidad de Intervención Policial ha sido enviada a Sevilla para reforzar el dispositivo de Semana Santa

Policía en La Línea de la Concepción. Policía en La Línea de la Concepción.

Policía en La Línea de la Concepción. / antonio pizarro

Los agentes que luchan contra el narcotráfico en La Línea aseguran que, tras un reciente y breve parón en la actividad de las mafias, todo sigue "exactamente igual" y la actividad y la agresividad de las redes han vuelto a campar en la zona.

El episodio del pasado domingo, cuando una avalancha de 200 personas impidió a la Policía detener a un supuesto narcotraficante en el barrio de San Bernardo, es el reflejo para los agentes de que las visitas y reuniones de autoridades y políticos al máximo nivel y los anuncios de medidas aún no han hecho mella en la treintena de redes de narcotráfico que se estima que operan en La Línea de La Concepción.

Tener una UIP desplazada cuesta 3.000 euros/día, apuntan desde el SUP

"Los agentes siguen preocupados, se sienten abandonados, muchas palabras e intenciones pero pocos hechos, no se ha hecho nada y este problema hay que abordarlo con medidas contundentes y estables", explica Carmen Velayos, del Sindicato Unificado de Policía (SUP), que asegura que apenas han salido cinco plazas de policía para La Línea cuando "hay 89 puestos sin cubrir".

Tras incidentes como el ocurrido el pasado mes de febrero, cuando una banda de narcos asaltó el hospital de La Línea para llevarse a un detenido, volvieron a enviarse a la zona refuerzos, una Unidad de Intervención Policial (UIP) y un Grupo de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil, para apoyar una zona en la que, según la plataforma Por tu seguridad. Por la de todos faltan 700 agentes. Pero no son refuerzos estables, según un agente de policía que trabaja en la zona. Y los narcos lo saben y están al tanto, incluso vigilando los hoteles en los que se hospedan estos efectivos.

La UIP, según el SUP, ha sido enviada días atrás a Sevilla para reforzar el dispositivo de seguridad de Semana Santa. Ello a pesar de que desde el Gobierno se había asegurado que los refuerzos enviados estarían meses en el municipio. No ha tardado en notarse en estos días un repunte en los desembarcos de droga. "Tener una UIP aquí desplazada cuesta aproximadamente 3.000 euros al día, entre dietas, hoteles y demás. Es una carga económica importante y es un parche que no va a solucionar nada a largo plazo", dice este agente.

"Aquí no ha cambiado todavía nada. Cambiar algo que se ha ido incubando durante años no es flor de un día", dice Francisco Mena, presidente de la Federación de Asociaciones contra la Droga del Campo de Gibraltar, Nexos, y portavoz de la Plataforma Por tu seguridad. Por la de todos, que engloba a asociaciones sociales e instituciones y a representantes de todos los sindicatos de las fuerzas y cuerpos de seguridad que operan en la zona.

Entre las medidas que la Plataforma lleva reclamando "más de un año" figura el incremento de la plantilla de agentes de Policía, de Guardia Civil y de Vigilancia Aduanera en la zona para potenciar no sólo la persecución de los desembarcos de droga, sino las investigaciones sobre las redes y, especialmente, el blanqueo del dinero logrado con el tráfico de hachís que permite llevar motos y coches de alta gama o tener residencias de alto nivel a personas a las que no se les conoce ingreso legal alguno.

Piden también que se declare la zona de "especial singularidad" para que los agentes puedan encontrar algún estímulo económico que compense trabajar en una zona de especial riesgo, tanto en sus puestos de trabajo como en su vida privada y familiar, "algo similar a lo que se hizo en el País Vasco, porque trabajar en La Línea no es lo mismo que trabajar en Guadalajara", dice un agente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios