El padre Juan Enrique resalta la luz de la Estrella en su pregón

  • El párroco destaca que la Virgen es estrella de la mañana y del mar, que orienta y lleva a los fieles a buen puerto, la aurora que anuncia el día de la salvación

Comentarios 2

La Sacramental Hermandad y Venerable Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Sagrada Flagelación y María Santísima de la Estrella celebró ayer el octavo pregón de la exaltación a la imagen de la Virgen.

El acto comenzó pasadas las nueve de la noche en la iglesia de Santiago Apóstol y contó con la asistencia de unas cincuenta personas que quisieron arropar al pregonero, el párroco de la iglesia de San Pedro, Juan Enrique Sánchez Moreno. Además de miembros de la hermandad y de la junta directiva de la misma, también estuvieron presentes el padre de Santiago, Francisco Núñez, y el presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías, Juan García Medina.

El ex hermano mayor de la Hermandad de la Soledad, Sebastián Garrido, fue el encargado de presentar al pregonero, al que le une una antigua amistad. Garrido destacó "el servicio, el amor y la entrega" que en su día caracterizaron la vida de la madre de Dios y señaló que es "Estrella de La Línea en un Domingo de Ramos que se espera y se desea y Estrella de Santiago, tu casa, durante todo el año". En cuanto a Juan Enrique Sánchez, alabó sus virtudes como pregonero, su larga trayectoria en el mundo cofrade y añadió que "me siento lleno de orgullo por su amistad".

El padre Juan Enrique resaltó que la Virgen fue "la primera luz" que le llegó hace 31 años. "Tu luz ha sido inseparable madre y voy tomado de tu mano por el camino de la vida", un camino que le lleva a recorrer los rincones del pueblo que lo vio nacer y una luz cuyo resplandor se hace mayor en la calle Jardines.

El pregonero le dijo a la Estrella que sus palabras "salen de mi corazón, como una oración hecha con fe, sencilla y grande, como es La Línea de la Concepción". La llamó "Estrella de la mañana" porque "anuncia el sol naciente que es Cristo, después de una noche de tinieblas, es reflejo del Señor. Es la Estrella que presintieron los profetas, la aurora del día de la Salvación". Una imagen que es también "Estrella del mar" porque "los navegantes confían en las estrella para orientarse a puerto seguro. Ella es la Estrella de la evangelización y nos orienta a todos para que lleguemos a buen puerto en la vida".

La hermandad presidirá además este año el Solemne Via Crucis el viernes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios