La Fundación Vive resuelve 17 casos de 33 enfermos durante 2016

  • La entidad atiende a un número similar de personas que en ejercicios anteriores

  • Siguen abiertos 16 expedientes del año pasado, cuando el colectivo prestó más de 4.000 euros

Voluntarios de la Fundación Vive posan con una pancarta. Voluntarios de la Fundación Vive posan con una pancarta.

Voluntarios de la Fundación Vive posan con una pancarta. / e. s.

La Fundación Andaluza Vive, cuyo objetivo es prestar ayuda a enfermos graves, cerró el año pasado con cifras similares a las de 2015. Los voluntarios de la entidad atendieron a 33 personas, tres menos que el año anterior. 16 continúan bajo el paraguas de la fundación desde años anteriores, y sobre el total se dieron por resueltos 17 expedientes, mientras que 16 continúan abiertos en 2017 con la esperanza de que se cierren en próximas fechas. La Fundación ha prestado 4.215,60 euros en recursos a los enfermos atendidos, aunque en esta cantidad no se incluyen los 1.050 euros que fueron entregados por Navidad a los siete menores que contaban con expedientes abiertos, y ni otros 1.000 euros de la campaña de alimentos, también navideña, ya que ambas acciones se tratan de donaciones. Desde el año 2000, la fundación ha prestado 200.272,58 euros a un buen número de enfermos.

En la memoria de 2016 la Fundación Vive recoge los casos más significativos en los que ha intervenido. Uno se remonta al año 2011 y aún afecta un paciente que tras varias intervenciones en el hospital Puerta del Mar de Cádiz fue remitido a la Fundación Puig Vert de Barcelona, donde le realizaron una complicada y costosa intervención en la que le implantaron una prótesis. Ahora está pendiente de que se le haga un segundo implante. La entidad ha solicitado al SAS que afronte el coste de esta intervención, "ya que al fin y a la postre era su responsabilidad por los daños causados al paciente". El SAS envió al paciente a Barcelona, donde es acogido por una colaboradora de la fundación privada Jubert Figueres.

La asociación muestra su inquietud por el "deterioro" de la salud pública en la comarca

En circunstancias similares se encuentra otro paciente que tiene que desplazarse a Córdoba después de que le hayan realizado 17 intervenciones quirúrgicas. En este caso se presentó una reclamación patrimonial en 2015 al estimar que se produjo un error médico que le causó un deterioro de la salud, de su calidad de vida y de sus recursos económicos. Aún continúa sin resolverse.

Vive, además, asistió a 13 menores con diversas patologías ante la falta de medios económicos de sus familias. La ayuda consistió en facilitarles la medicación que no suministra el SAS y otorgando las ayudas económicas en Navidad. También abona la asociación el seguro de decesos a una persona con discapacidad física que se encontraba en situación de exclusión social que vivía en una infravivienda y que desde 2013 ingresó en el centro polivalente de Fegadi. El resto de ayudas, hasta más de 20, consisten en la asistencia a varios pacientes con distintas dolencias o necesidades.

La Fundación Vive se plantea seguir subsistiendo a pesar de las escasas ayudas que recibe. "Solo es posible seguir adelante gracias a que trabajamos a la vieja usanza, con la colaboración de personas que lo hace de forma voluntaria y altruista, sin remuneración, y con mucho compromiso e implicación personal, ya que nadie percibe salario alguno de la fundación. Desde el año 2000 seguimos adelante sin percibir ni un solo euro de las administraciones públicas, a las que, por el contrario, les resolvemos más de un problema cuando su burocracia no da respuesta a las necesidades médico-sanitarias y asistenciales de los campogibraltareños".

La Fundación Vive también se refiere en su memoria de 2016 a la situación sanitaria de la comarca, y en especial de La Línea. "Como usuarios del sistema público de salud constatamos el deterioro de sus prestaciones, alcanzado su cota máxima con el cierre del servicio de Pediatría en el hospital de La Línea. El nuevo hospital continúa su demorada puesta en funcionamiento y llegamos a 2017 con serias dudas sobre su continuidad dada la errática política sanitaria de la Junta. En diciembre de 2016 le entregamos a Susana Díaz un escrito demandando su puesta en funcionamiento. Tenemos un sistema público de salud ineficiente y, todo hay que decirlo, unos usuarios poco concienciados de la responsabilidad social que conlleva su buen uso".

La fundación basa esta percepción en "el incremento de las reclamaciones, la insatisfacción de numerosos pacientes, la manifiesta incapacidad de la administración para eliminar su compleja burocracia y las largas listas de espera".

El patronato actual de la Fundación Vive está formado por Juan José Uceda como presidente; Raquel Presa como vicepresidenta; Helenio Lucas Fernández es secretario, y Carmen Rodríguez ocupa el cargo de vocal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios