Esclerosis Múltiple solicita ayuda pública para evitar su desaparición

  • La asociación sigue sin poder utilizar sus instalaciones al 100% · Los afectados por esta enfermedad reciben terapia física y psicológica y disponen de un servicio de recogida para acudir a las sesiones

Comentarios 7

La Asociación de Esclerosis Múltiple del Campo de Gibraltar, que lleva más de quince años trabajando en la comarca, necesita un mayor apoyo de las administraciones para seguir desempeñando su importante labor.

El presidente del colectivo, Javier Cózar, que lleva dos años a cargo del mismo, comentó en declaraciones a este diario que la situación por la que atraviesa la organización en estos momentos es "bastante delicada, hasta el punto de que si no mejora habrá que tomar medidas drásticas".

"Nos encontramos en una situación económica muy complicada. Hemos tenido que prescindir de varios profesionales muy importantes para nosotros porque si se acaban las subvenciones, se acaban los sueldos. Actualmente contamos con un administrador, un terapeuta, un trabajador social y una psicóloga que nos están haciendo el favor de venir un par de veces por semana para colaborar con nosotros", apuntó.

Por otro lado, Cózar recordó que Esclerosis Múltiple, con sede en La Línea, sigue sin poder utilizar el 100% de sus instalaciones tras haber reformado las dependencias y haber tenido que cerrarlas después por un problema de aluminosis.

"Tras realizar una inversión grande para reformar la sede y conseguir habilitar nuestras instalaciones para convertir el inmueble en un centro de día, nos cerraron el local por una serie de problemas y aunque logramos recuperar una parte no tenemos todo el lugar a nuestra disposición, aunque nos consta que el nuevo equipo de gobierno está trabajando para que este problema se solucione", dijo el presidente a Europa Sur.

Javier Cózar agregó que, pese a la mala situación económica, Esclerosis Múltiple atiende a unos 50 enfermos aproximadamente durante los cinco días de la semana, entre las 8:00 y las 15:00 horas excepto los viernes, cuando se cierra una hora antes.

La asociación ofrece a los afectados terapia física y psicológica además de un servicio de recogida para aquellos usuarios que no puedan desplazarse por sí mismos desde su domicilio. Todos estos servicios se prestan por un precio asequible, ya que estos enfermos solo cuentan con ayudas no contributivas que no superan los 400 euros.

Además, estas personas disfrutan en las diferentes terapias de horas en el gimnasio, que también está reducido por los problemas que presenta el edificio.

Según comentó Javier Cózar, "las instalaciones para realizar las terapias también se han visto reducidas, pero aun así los enfermos disfrutan de la ayuda de un terapeuta que realiza con ellos trabajos en camilla, ejercicios de circulación y actividades con máquinas. Por su parte, la psicóloga les ofrece ayuda para afrontar la situación de forma individualizada, aunque en otros casos se realizan terapias de grupo que facilitan el contacto entre los enfermos y el profesional", finalizó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios