La oposición califica de "inaceptable" la situación del hospital gibraltareño

  • Denuncia problemas de fontanería y saneamiento en un edificio nuevo y costoso

El portavoz de la oposición en el Parlamento para Sanidad y Asuntos Sociales, Neil Costa, calificó de "inaceptable" la situación del hospital de San Bernardo, ya que a pesar de ser un edificio nuevo cuya adecuación resultó además muy costosa para las arcas gubernamentales, los problemas han sido constantes desde su puesta en funcionamiento.

A este respecto, Costa indicó que la coalición de socialistas y liberales lleva años criticando el traslado del hospital a un edificio de oficinas, "una decisión que no fue adoptada por el interés público. Los problemas que han surgido desde el principio demuestran que hubiera sido mucho menos costoso para los contribuyentes y hubiese dado menos dolores de cabeza al Gobierno construir un hospital en otro enclave. Hoy día seguimos sufriendo las consecuencias de una decisión errónea", puntualizó.

El portavoz para asuntos sanitarios recordó que, tres días después del triunfo electoral del GSD de Peter Caruana, el Ejecutivo anunció obras de fontanería en el hospital, un hecho que, para la oposición, corrobora sus continuas quejas y críticas. "Es muy triste que el Gobierno sólo aireara esta información tras ganar los comicios, ya que se trata de unos trabajos de envergadura que causarán molestias a los usuarios y más gasto", apuntó.

Agregó Neil Costa que sólo el Ejecutivo parece desconocer "que los sistemas de fontanería en un hospital y en un edificio de oficinas son dos cosas totalmente distintas. La cantidad de agua que se utiliza en un hospital no es la que se emplea en unas oficinas. El bloque de Europort que acoge el hospital no fue de hecho diseñado para que las personas vivieran en él veinticuatro horas al día como ocurre en la actualidad. Las deficiencias en el sistema de fontanería comenzaron cuando el centro sanitario abrió sus puertas. Sin embargo, el Gobierno reaccionó como siempre, ignorando nuestras quejas y preocupaciones", reseñó.

Estos problemas de fontanería derivaron, hace varios meses, en la inundación de algunos cuartos de baño. Además, la presión del agua tampoco es la más adecuada, según la oposición. Por otro lado, el Gobierno tuvo que reconocer en su día que los niveles de cobre en el agua potable eran más altos de lo normal en los edificios tres y cuatro del hospital. "¿Son éstos los problemas que se esperan de un proyecto multimillonario? La situación es totalmente inaceptable", dijo Costa.

Por otra parte, la coalición denunció que muchos pensionistas deben ofrecer datos sobre sus ingresos para acceder a una tarjeta de la Autoridad Sanitaria. "Es incorrecto desde los puntos de vista moral y político que el Gobierno y la Autoridad Sanitaria actúen de esta forma", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios