Los 15-V rinden su homenaje a los socios de la peña La Tagarnina

  • Romero destaca que el grupo colabora en mantener vivas las tradiciones

La peña Los 15-V recuperó ayer la celebración de su tradicional homenaje de feria con el reconocimiento a la labor y trayectoria de la peña cultural carnavalesca La Tagarnina. En un ambiente distendido en la caseta que este colectivo posee en el real barreño, Los 15-V premiaron el esfuerzo de los 30 socios de este grupo por mantener viva la tradición del carnaval barreño, las rondallas de Navidad y organizar cada año una fiesta gastronómica en torno a este tubérculo silvestre tan conocido en la zona.

El vocal de Los 15-V, José Romero, destacó en la semblanza que la peña sirve cada año como hilo conductor de la voluntad barreña de premiar a quienes, de forma desinteresada, colaboran en engrandecer y llevar por todos los rincones el nombre de Los Barrios por bandera, comentó, para luego destacar la abnegada labor de La Tagarnina.

Romero detalló que el carnaval ha sido históricamente una de las grandes festividades locales, llegando a existir cinco agrupaciones que rivalizaban por escribir las mejores y más críticas coplas. "La Tagarnina crea una fiesta gastronómica en 1991, cuando el colectivo se reúne por primera vez en la sede del desaparecido Atlético Club de Fútbol de Los Barrios. Sus 30 socios ostentan los cargos de forma vitalicia", explicó Romero, escuchado atentamente por los socios de la peña con su presidente, Nicolás Ceballo, a la cabeza.

Romero recordó varias anécdotas vividas durante la celebración de la tagarninada popular. "Una vez, el encargado de echar en agua los garbanzos se olvidó de la tarea. El potaje estaba bueno, pero los garbanzos eran balas", bromeó Romero mientras buscaba la aprobación de los miembros de la peña al recordar el divertido pasaje.

El presidente de la peña, José Antonio Álvarez, entregó una placa de reconocimiento a Ceballo, quien tuvo palabras de agradecimiento hacia el gesto de Los 15-V sin olvidar hacer mención hacia la tagarnina. "La tagarnina fue sustento de las familias menos pudientes y hoy, es todo un lujo su degustación", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios