Fútbol Castilleja 2 - Algeciras 4

La cabalgata combina miles de sonidos para anunciar la Feria

  • Los cabezudos de toda la vida y los elementos gigantescos propulsados desfilan por el Paseo Marítimo para recordar que se abre la semana grande de la ciudad

La cabalgata anunciadora de la Feria Real se trasladó ayer por unos momentos a la época de los dinosaurios, pero con un punto de modernidad al estar propulsados. Fueron de las figuras que más llamaron la atención a los niños de la ciudad, que también se siguieron impresionando con los clásicos cabezudos.

Esta cita sigue combinando los dos extremos con el fin de no quedarse postergada, eso sí sin perder las raíces. La concejalía de Feria y Fiestas explicó que el resultado no es cosa de un día, sino que se lleva trabajando desde hace muchos meses en la organización, lo que no quita que hasta última de ayer aún se ultimaban los detalles de las carrozas.

El desfile arrancó puntual desde el Llano Amarillo, pasó por el acceso central del puerto, recorrió el Paseo Marítimo bañado en un gran jolgorio y acabó en la rotonda del Milenio. Hasta allí llegó la reina de la Feria, Tara Aguilar, y toda su corte. Más tarde las autoridades municipales inauguraron el alumbrado del ferial. Significaba ni más ni menos que de manera oficial se declara una semana de fiesta en la ciudad.

Los elementos propulsados tienen la ventaja de un gran abanico de movimientos. Así se podía ver a insectos de grandes dimensiones como hormigas, arañas, escorpiones jugueteando con los menores y los padres asistentes. No se imaginen que causaron algún temor, a pesar que desde luego no son los animales predilectos por los humanos.

El arranque fue de lo más variado. Se inició con la típica estampa de los caballos del Cuerpo Nacional de Policía de Jerez y de las peñas caballistas El Estribo y El Caballo, luego llegaron los cabezudos y los pasacalles, que incluyeron la gigante marmita donde se cayó Obélix cuando era pequeño.

A partir de ahí se sucedieron las más de 30 carrozas, que estuvieron intercaladas por hasta 14 bandas de música, lo que dotó a la cabalgata de todo tipo de sonidos. Hubo batucada, charangas, majorettes y hasta música procedente de Brasil (Grupo Pandeiro).

Posiblemente muchos de los niños no advirtieron todas estas novedades, principalmente porque estaban más pendientes de capturar caramelos que eran arrojados desde las carrozas -algunos salían despedidos con una fuerza inusual-. Los había que descubrieron una habilidad especial para cazarlos sin que tocaran suelo. Desde luego el que quiso tuvo porque se repartieron cientos de ellos. Para los fatigas empieza su mejor semana del año. Otra cosa es cómo acaben.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios