Los barreños salen a la calle en masa para celebrar el día de su patrón

  • La jornada comienza con un oficio religioso y la procesión del santo por el centro de la Villa

Los barreños demostraron, un año más, su devoción por San Isidro Labrador. La festividad del patrón de la Villa jalonó buena parte de los actos de la jornada de feria cuando los festejos llegaron justo a su ecuador, circunstancia que fue aprovechada por los vecinos para acudir en masa a todos los actos.

Mientras el recinto ferial realizaba su avituallamiento para recibir a los visitantes, la actividad se concentraba en la parroquia barreña. La misa rociera comenzó a las 11:00 de la mañana, pero el templo estaba lleno un buen rato antes del inicio del oficio religioso. En los primeros bancos, las autoridades municipales, encabezadas por el alcalde, Alonso Rojas, compartieron la misa con una representación de las hermandades y cofradías de la localidad, así como las cortes juvenil e infantil al completo, vestidas de flamenca.

El coro rociero de San Isidro realzó el oficio dirigido por el joven padre Ángel, llegado hace poco menos de un mes a la localidad y que celebró su primera misa multitudinaria la pasada romería, a finales de abril.

Fuera, conforme se acercaba el mediodía, la plaza de la Iglesia fue llenándose de personas dispuestas a presenciar la salida del patrón barreño en procesión, un momento muy esperado. Hubo que esperar casi 20 minutos desde el final de la misa hasta que la talla de San Isidro cruzó el umbral de la puerta principal de su templo. Fue entonces cuando los presentes en la plaza estallaron en aplausos hacia una imagen muy arraigada en la localidad, dando así comienzo a la procesión, que recorrió las principales calles del centro de la localidad, acompañada por medio centenar de caballistas y un nutrido grupo de vecinos.

El cortejo recorrió la calle Mayor hacia la Plaza de San Isidro, donde giró para tomar la calle San Isidro, La Reina, Ancha, Soledad, Los Francos y entrada por la calle Santísima Trinidad, lateral al templo. La procesión duró algo más de una hora.

A su término, la actividad se trasladó prácticamente de inmediato al recinto ferial para emprender un día más de feria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios