Lleno total en el domingo rociero

  • Uno total de 40 jinetes participa en el concurso organizado por la Peña Amigos del Caballo

Fin de fiesta por todo lo alto. El domingo rociero puso el broche de oro a las fiestas patronales. La mañana comenzó pronto en el Real con el tradicional paseo y el posterior concurso a caballo organizado por la peña Amigos del Caballo. Una actividad que la celebra la peña desde hace más de 15 años y que en el día de ayer participaron unos 40 caballos, algunos de ellos de Algeciras.

Los caballistas tienen que cumplir unos requisitos ante el jurado como pasear de lado, que el caballo realice los 100 metros de paseo castellano. No obstante, lo principal según destaca el presidente de la peña, José Manuel Rojas, lo importante es ir ataviado. "Lo importante es la colocación del jinete en la montura y que el caballo vaya bien arreglado", asegura.

Rojas añade que el concurso tiene mucha acogida porque acuden muchos caballistas aunque no participen en el concurso. Así mismo, aclara que esta actividad surgió por el gran número de aficionados que existen en el municipio. "Había que hacer algo para potenciar esta afición", recuerda.

A las 15:00 horas, la caseta Amigos del Caballo acogió la entrega de premios -unas placas- para dos categorías: adulto e infantil. Ismael Ortega y Javier Román, respectivamente y ambos de Los Barrios fueron los vencedores.

A partir de las dos de la tarde, el ambiente se fue animando en las casetas, todo el mundo quería aprovechar el último día de feria para disfrutar de la fiesta. Muchas comidas de familia principalmente que aprovecharon el último almuerzo. Los niños tampoco quisieron perderse la última tarde de cacharros y hacían colas para subirse a sus atracciones favoritas.

Los siete días de feria y sus noches se dejaban sentir en los feriantes, cuyas caras reflejaban la última noche de marcha. Las casetas volvieron a estar llenas la noche del sábado hasta pasadas las 5:30 horas, hora de cierre establecido oficialmente en las casetas. Los jóvenes no sólo de La Villa sino de toda la comarca tomaron el real como la noche anterior.

Antes de entrar en las casetas, algunos grupos aprovecharon para hacer botellón en los aparcamientos. Con todo, no hubo que destacar ningún altercado de importancia. La Policía Local no tuvo que detener ni instruir diligencias a ningún joven. Tan sólo algunas discusiones, todas ellas fuera del recinto ferial.

Los controles en las entradas a Los Barrios -entre las diez y las once de la noche- tuvo buenos resultados, ya que los agentes se incautaron de pequeñas cantidades de estupefacientes y algunas armas blancas, que evitaron incidentes mayores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios