Las tómbolas, diversión y premios para todos

  • Los muñecos de ‘Padre de Familia’ son la novedad mas codiciada. Los tradicionales patitos hacen las delicias de los más pequeños, mientras que los más adultos eligen el bingo para conseguir grandes obsequios

Como cada año, los más pequeños se entretienen durante las noches de Feria en las atracciones acompañados de sus familiares mientras que jóvenes y no tan jóvenes disfrutan del ambiente de las casetas acompañados de sus amigos, bebiendo sin parar y bailando hasta bien entrada la madrugada.  Sin embargo, la Feria de La Línea tiene muchas mas cosas que ofrecer a todos los visitantes. Las tómbolas presentan la cara mas tradicional y amena de las fiestas, siendo uno de los atractivos más apreciados por pequeños y mayores.

La ilusión de ganar un premio por suerte o por méritos propios hacen de las tómbolas y otros juegos más divertidos y arraigados en nuestra Feria. Los patitos, los dardos, las pistolas de agua y las carreras de camellos suponen un importante reclamo para todos aquellos que acuden año tras año.

Los feriantes de las tradicionales tómbolas utilizan cualquier tipo de reclamo para llamar la atención de los linenses que pasean por el recinto ferial. Boletos gratis, atractivos premios y regalos asegurados son las estrategias utilizadas para enganchar a todos aquellos que desean volver a casa con algo entre las manos.  Cada año son miles los regalos que los linenses se llevan a  casa. Los premios son muy variados y van desde los clásicos peluches, hasta importantes premios como televisores de plasma, dvd, cafeteras, tostadoras, minimotos e incluso lavadoras. Este año los muñecos de la conocida serie de animación Padre de Familiason el principal reclamo de los más jóvenes.

Las carreras de camellos son toda una institución en la Velada y atrae a más personas cada año. La mecánica del juego consiste en lanzar unas bolas e introducirlas a través de unos orificios para conseguir que nuestro camello avance por delante de los demás, y de esta manera ganar al resto de los participantes. Cada uno de los agujeros tiene una puntuación en función de su dificultad, de tal manera que los boquetes mas alejados permiten avanzar más pasos. El ganador del juego conseguirá un vale para ser canjeado por fabulosos premios.

Otro de los juegos que atrae la atención de los más jóvenes son el tiro de dardos. La habilidad del jugador se pone a prueba en este tipo de juegos, ya que hay que acertar en todos los objetivos para conseguir un buen premio para llevarse a casa.

La puntería de los linenses también se pone a prueba  en los juegos de escopeta, donde el jugador debe derribar todos los palillos para conseguir el premio deseado. Una  de las variantes más divertida  de este juego consiste en apuntar con la escopeta a unas pequeñas puertas de un barril, para conseguir que salga una pequeña muñeca vestida de flamenca. El acierto se traduce en un pequeño vasito de vino dulce, un indispensable complemento para poder continuar la fiesta hasta altas horas de la madrugada.

La tómbola de los patitos es uno de los juegos más aclamado por los más pequeños. El juego consiste en pescar con una caña de plástico acabada en un pequeño gancho patitos de plástico en una pequeña piscina. Cada pato tiene asignado un número de puntos que podrán ser canjeado por premios. Por lo tanto, cuanto más patos consiga, más puntos acumulará y mejor será el regalo que el pequeño se lleve a casa.

Las grúas también resultan indispensables en las noches de Feria. Son numerosos los jóvenes que cada noche se dejan más de un euro en conseguir su muñeco preferido.

Las tómbolas de bingo son ideales para aquellos que confían en el azar y en su propia suerte para convertirse en el ganador del sorteo. Para ello deberá tener en sus manos un cartón en el que haya acertado todos los números anunciados, y de esta manera poder conseguir un vale con el que podrá  obtener grandes y cotizados premios. Todo con tal de llevarse un recuerdo a casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios